Wednesday, March 25, 2015

LOS JUEGOS QUE JUGABA DE NIÑO

Al escombrar uno de los rincones de mi biblioteca, encontré un paquete de periódicos que me regaló hace muchos años mi querida Mamá. Escondidos entre alteros de diarios nacionales, conservados por reseñar noticias de gran importancia histórica, mi Madre guardó  ejemplares de tres suplementos infantiles, porque sin duda, constituían la primera vez que aparecía una sección así en la prensa mexicana.
Ha sido un hallazgo fantástico. Es una señal que debo atender, porque me he topado con un don, amorosamente maternal, apenas unos cuantos días después de concluir mi formación en la Enseñanza del Ajedrez. La primera vez que me preocupo por zambullirme en el mundo de la pedagogía, de la didáctica y del aprendizaje metódico.
La realidad más bien, separada la metafísica de la lógica, es que el Seminario sobre el Ajedrez como Herramienta Pedagógica, recibido de la Fundación Kasparov, ha disparado mis cinco sentidos, atentos a todo lo que se relacione con la materia que me ocupa: desarrollar un taller semejante en la región, que incluya capacitación para el personal docente interesado, exhibición de simultaneas contra niños y niñas, y por supuesto, la presentación de los libros indicados para aprovechar de la mejor manera, las enseñanzas del Ajedrez: la única actividad que enseña a pensar y es muy divertido.
Los suplementos a los que me refiero son de tres diarios de circulación nacional, aunque uno de ellos ha desaparecido de los medios. Son secciones especiales que se publicaban cada domingo. El del Novedades se titulaba “Mi Periodiquito” y llevaba de subtítulo “Para el hombre del futuro” (para este diario no existían las mujeres y por eso quizás dejo de circular); el Heraldo le llamaba solamente El Heraldo infantil, en tanto que el mejor de los tres suplementos, era Mi Mundo, la sección que El Universal incluía semanalmente en un formato en doble carta, con buen papel y dibujos claros, grandes, con la portada en colores bien definidos, atractivos, muy coleccionables.
Es una herencia que descubro y que me provoca una dulce nostalgia, al recordar aquellas horas en familia, donde la educación era sinónima de saber, de leer, de razonar, con libertad e independencia. Encontrarme con estos recuerdos me llevó a entablar una conversación con mi hija Carmen, sobre los juegos que jugaba cuando era un niño. Los juegos que me enseñaron a ver la vida como un duelo, como una competencia. Porque el sentido del juego no es únicamente divertirse, sino que es el medio a través del cual uno se constituye como ser humano, se enseña a competir, a respetar, a ganar y perder, a reír y hacer equipo. No hay que olvidar que la palabra “Rival” proviene de la palabra "riva", y ésta de "río". Rivales eran las tribus indígenas asentadas en las márgenes opuestas del mismo río, considerado como río-madre, porque aseguraba las cosechas y supervivencia de esas comunidades. Se las denominaba rivales porque se alimentaban del mismo río.
Jugar es más que aquel descubrimiento que la sociología entreguerras (1938) intentara formalizar con el “Homo ludens”, del antropólogo Johan Huizinga y que a grandes rasgos postulaba que toda sociedad nacía y se desarrollaba a través del juego. Pero dejaré solo este apunte metodológico hasta aquí –me gana siempre mi formalismo y rigor analítico- y me dedicaré a tratar dos capítulos de este ensayo que me parecen más importantes y ojalá que sean para el lector de mayor interés, que un recuento puntual de la historia de la ludomanía o el hombre que juega.
Me abocaré primero a describir los suplementos infantiles encontrados en mi biblioteca; luego, me arriesgaré a plantear una hipótesis necesaria para entender la existencia de estos documentos, y su reaparición cuarenta años más tarde en las Cartas Sureñas; finalmente, me sumergiré en los recuerdos, en la autobiografía del niño que soy, en las tenebras de la historia personal.
Lo primero que se observa al comparar los tres suplementos encontrados, son que el tamaño de las secciones para niños de los periódicos Novedades y El Heraldo, son más pequeños que la mitad del periódico. En cambio, Mi Mundo de El Universal, era mayor al formato del diario y seguramente venía doblado en su interior.
La calidad de las impresiones es muy pobre en las secciones infantiles de Novedades y El Heraldo respecto a las de El Universal, pero donde se profundizan las diferencias es en los contenidos. El suplemento de Novedades alude exclusivamente al “hombre del futuro” y eso era un considerando ideológico en el diario perteneciente a la familia O’Farril, -socia de Telesistema de Azcárraga Vidaurreta- que como sucede ahora con muchos empresarios periodísticos (en general todo el periodismo “toluqueño”) son improvisados, oportunistas, asociados al poder.
Como si fueran secciones –y lo eran- para niños diferentes, estos suplementos inauguran una tendencia en la comunicación con el mundo infantil, cuando se observa que las páginas de El Heraldo, revientan de anuncios de Tutsi, Nucita, Pepsi, Marinela, Choco Milk, carros Avalancha, juguetes y muñecas Mi alegría, Choco jet, Scribe, una aerolínea texana. El periódico Heraldo es, desde entonces, un diario para la clase media alta, de supuesta modernidad y mimetismo. Antecedente totonaka de la revista ¡Hola!, para gente con poder de compra, consumidora y pretendidamente elitista. Sus contenidos incluyen el Buzón de Angélica María, historias de la NASA, caricaturas de Capulina y del Chapulín Colorado, así como un espacio para preguntas y respuestas al Santo, el luchador. Es mejor el suplemento de Novedades, que trata temas de gimnasia, arte y niños, timbres postales, niños genio y la única publicidad insertada en este medio, es la cartelera infantil en televisión, cine, teatro, radio y hasta discos. Un aporte hasta cierto punto útil, pero inútil, por el poder enajenante y dominante de la televisión.
En cambio, “Mi Mundo” de El Universal era otra cosa, que ya no existe. Una sección inspirada en los métodos de enseñanza–aprendizaje universales. Me llamó la atención ver cursos completos de Ballet clásico, de escultismo (probablemente pocos atenderán a esta actividad que de niño me ilusiono tanto, que me inspiró para emigrar, a vivirla diariamente en el rancho en Temascaltepec), una sección muy completa de aprender idiomas (básicamente el inglés), un apartado titulado ¿Qué quieres saber? y otro “el mundo de las Matemáticas” estaban extraordinarios, muy completos y didácticos. Contenía secciones, como “Piensa bien y acertarás” y una sobre aeromodelismo (mi Padre era un artista en eso de armar aviones a escala, pintarlos a mano alzada y lucirlos con orgullo). Mi Mundo contenía secciones de cuentos, fábulas, historias, leyendas, ciencia, el Universo, folclore, de animales, botánica, pasatiempos, juguetes en el mundo, efemérides, la entretenida sección titulada ¿Ya sabías?, otras de plantas medicinales y en forma de capítulos consecutivos, en los ejemplares que nos legó mi querida Mamá, se pueden leer “Ricardo III” de Shakespeare y “El Paraíso perdido” de Milton.
Biografías y apuntes sobre Oscar Wilde, Zapata, Hércules, Colón, Virgilio, La Ilíada, la Eneida, sobre códices mexicanos o una bella poesía que lleva de nombre “Dios único”, escrita por el Rey Poeta Netzahualcóyotl y que habla del Tloque Nahuaque, el Dios que está en todas partes y en todos nosotros. Los únicos anuncios que encontré en la sección infantil de El Universal, fueron las convocatorias al Premio Día del Niño, que regalaba 50 colecciones de libros a los ganadores en primer lugar y 14 segundos premios, de obras escogidas de Emilio Salgari… ¡Maravilloso!
Esta era la educación que recibíamos en México. Así se estructuraba la enseñanza y por lo tanto los alumnos formados en las escuelas oficiales, teníamos capacidad para saber y entender, bien y a fondo. La educación era parte y principio de un proyecto político mexicano que se basaba en lo mejor de la Revolución Mexicana, como valores supremos para gobernar y ser gobernados. Modelo político con rumbo y dirección extensible a los campos de la economía, la religión, cultura, diplomacia, los servicios sociales (salud, agua), energía eléctrica, los combustóleos. Todo estaba supeditado a un modelo de país libre e independiente, ajeno al país subordinado, injusto e inequitativo de nuestros tristes días.
Pero el apunte que disparó la nostalgia y me ha traído a exprimir el arcón de los recuerdos, fue uno que encontré, sobre cómo construir un “papalote” y luego volarlo. Allí me trasladé a mis años infantiles que fueron muy felices.
La vida en México a principios de los años 70’s era un asunto de tiempos y de ritos. Todo tenía un orden, regido por la naturaleza, por la duración de los días, la temporada de lluvias, los fríos invernales, los calores de verano y la temporada de otoño. Nada se hacía movidos por los mezquinos intereses comerciales. Cuando soplaban los vientos, era la señal de que llegaba la temporada de construir papalotes, cometas les decían otros y era todo un conocimiento preciso, tecnología estudiada, era el hilo de cáñamo y las maderas de balsa, resistentes y flexibles. Se requería mano firme y exactitud milimétrica para armar el papalote que podía ser un pentágono o un paralelogramo. Mi Papá una vez armó un papalote tridimensional, un paralelepípedo increíble, hermoso, pero que nunca voló, algo le falló a mi Padre, que como todos los Padres de los barrios populares de clase media, eran cercanos a los hijos y formados en la vida diaria, sabían hacer de todo, sabían usar las manos y las herramientas de cualquier oficio. Era un orgullo verlos trabajar.
Pero de todas las temporadas de papalotes, hay una que nunca olvidaré, fue aquel día, que construimos un hexágono de casi un metro de largo, entre Richi o “el perro”, el mejor cuate, de los “grandes”. Amigo invencible en las moquetizas, bravo y cabrón, futbolista y obrero en los Talleres Gráficos de la Nación. Nos ayudó mi hermano Beto y quedo perfecto el papalote, que se pegaba con engrudo.
Entonces subíamos a la azotea de la casa familiar, que con dos pisos de los antiguos, muy altos, sobrepasaba a la mayoría de las vecindades y casas habitación de la colonia Morelos, entre las calles de Sastrería, Albañiles y Penitenciaria. Pero lo mejor venía a continuación, porque elevar el papalote es una de las tareas que requiere sabiduría y paciencia; experiencia y paciencia, mucha paciencia para hacerle volar poco a poco, con pequeños movimientos de las muñecas de los brazos, hasta lograr que el papalote agarre una corriente de viento que de manera mágica, lo eleva naturalmente, a grandes alturas.
Pero el juego no terminaba con el triunfo volador. En todas las azoteas se veían otros muchachos elevando sus cometas y el cielo se pintaba de colores y de movimiento. Los papalotes necesitaban una “cola”, de trapos ligeros pero amarrados para que el artificio volador se sostuviera en el aire, sin moverse. Cuando la cometa alcanzaba lo mayor altura posible, entonces había que enviarle “cartas”, esto era un proceso a través del cual se insertaba un papel de regular tamaño (todo debía ser siempre calculado a priori), que empezaba a desplazarse con los devaneos del hilo tensado, y las peripecias del volador volante, poco a poco, subía por física simple, hasta alcanzar al papalote en las alturas.
Recuerdo que en esa ocasión, era tan bueno nuestro papalote que decidimos probar una travesura. Colocamos navajas “Gillete” partidas a la mitad, en los extremos de las seis puntas que conformaban el esqueleto de nuestro volantín y entonces era cosa de hacer “pelear” a nuestra cometa contra los de los otros vecinos. Había que dejar venir el papalote a toda velocidad, jalando y soltando por mera intuición, hasta que nuestra nave cortaba los hilos de los papalotes cercanos y entonces si era el momento de disfrutar de nuestro triunfo. Derribamos todos los “aviones” que competían por nuestro espacio.
Queda poco espacio para platicar de los juegos de las canicas, del trompo y del yo- yo, del balero, este último un juego difícil y peligroso por los golpes que se propinaban, todos aquellos que no eran artistas consumados en los “capiruchos”.
Me gustaba mucho el juego de las canicas, con un “hoyito” y el “chiras pelas”. Se requería gran destreza en los dedos de la mano y un gran cálculo, para golpear las otras canicas desde lejos o bien, aplicarle efectos precisos para que las “cuentas de vidrio” se detuvieran en el lugar deseado. Recuerdo que una vez, me enraché con un trébol azul, que parecía un obús, más que una canica. Le pegaba a varios metros de distancia a los ponches y agüitas de los otros jugadores (éramos jóvenes entre los 8 años hasta los 30…). Esa vez, mi canica azul me dio más confianza de la común y corriente y gozaba “matando” a lo lejos a mis adversarios. Hasta que, uno de ellos, Toño -de los “grandes”- sin darme cuenta, cambió su canica por un balín de acero. Fue una cosa increíble. Agucé la vista, apreté la cuica, solté el disparo, y entonces, como una fiesta de colores, estallo, ¡si estallo! mi canica en mil pedazos de vidrio, y todos reían anticipadamente, porque el sangrón que me tenía poseído, se quedaba sin su “tirito”.
Jugar a la “meta” y preparar autos de plástico rellenos de plastilina para correr mejor y con mayor control. Pintar la carretera, con gis a media calle, porque entonces no pasaban casi nunca automóviles. Usar los postes de luz como “porterías” -en el espacio que queda entre la pared y la banqueta- y con pelotas de plástico blanco, jugar las “cascaritas” de futbol, que era el juego deportivo mas practicado, casi a diario, excepto en el mes de octubre, cuando llegaba el tiempo de la Serie Mundial de Beisbol y entonces sacábamos los bats y manoplas, para pelotear elevados altísimos que muchas veces se perdían en azoteas de vecinos que no las devolvían.
El frontón, y las mañanas de cada 1° de enero de “tochito” obligado, quedaran para otros relatos, lo mismo que los juegos de “bote pateado”, encantados, y el burro saltado. Así como los inolvidables juegos de mesa, familiares por excelencia: el burro castigado, las damas inglesas, el “turista”, la Canasta uruguaya (toda una delicatesen familiar), el “basta”, serpientes y escaleras, la oca, por supuesto que el juego de la lotería –un orgullo en Tejupilco- la brisca -de todo Carboneras en Temascaltepec-, el Estratego, que me ponía en duelos frenéticos contra mi Papá y que perfiló mi pasión por el Ajedrez, a donde, debo reconocerlo, solo yo accedí, porque a los demás, les pareció muy difícil.

Mi Mamá me enseñó a jugar y mi Papá me enseñó a competir. Luis y Graciela, mis queridos Padres, seguramente estarán en este momento contentos, al saber que su vida no pasó en vano y que sus herencias, sus legados, han llegado a través de mi educación, a sus nietas, y que ahora me dispongo para que sus enseñanzas y costumbres, estén al alcance de todos los niños sureños del estado de México.



Thursday, March 19, 2015

“EL AJEDREZ COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA”

Hemos llegado, como nación y como sociedad en México, a un punto que requiere la aplicación de medidas drásticas y obligadas, de urgente necesidad. Porque cuando son Fox o Laura Bozzo o Ciro Come Mierda, los que escriben la editorial de la censura impuesta por el Gobierno Federal en contra de Carmen Aristegui, no sé si preguntarme si haría lo mismo el Barcelona en contra de Leo Messi, por grabar un comercial de pan Bimbo; o que si los Bulls de Chicago alguna vez pensaron en despedir a Michel Jordan, por saltar tan alto y suspenderse volando en el aire, quizás porque eso les quitaba tiempo para transmitir sus cortes comerciales.
Tal vez, es más grave aún. Son gritos estertóreos de los cenobitas que cuando hablan-ladran, los que aprueban la felicidad de los videotelécratas. Son mercenarios que jamás han de abandonar el sitial pórfido de la traición, la insidia, la servidumbre, frente a los amos del dinero que los tienen comprados a su servicio. Son sicarios diestros en el arte de amaestrar  a un pueblo que se solaza con la venta de piezas arqueológicas de la zona ceremonial de San Miguel Ixtapa en Tejupilco; en consolar a las mujeronas que gritan y literalmente consumen orgasmo tras orgasmo de la impotencia histérica, al presenciar malos cantantes sin voz (Julión o Gerardo o el Komander), escuchar las peores letras reprimidas y repulsivas, acompañadas por el tachun tachun monocorde, desafinado y escandaloso de la banda en compañía. Son merolicos expertos en manipular a la juventud fanatizada en  carreras sobre la autopista peligrosa, en nombre de la virgen de Guadalupe, o del señor de allá o de acullá.
Es la hora de detenerse y tomar conciencia de que en México hemos tocado fondo. Porque cuando los maestros obligan a los alumnos a coser sus cuadernos, a leer a Miguel Ruiz o a Carlos Cuauhtémoc o a Yordi Rosado y a ser  “Un mexicano más”. O peor aún de los peores, es que los mentados “profes” obliguen y condicionen la estancia de los alumnos en clase, a la compra de libros de los llamados “pirata” –reproducidos sin autorización del autor o la editorial: es decir robados-, amparados en los casos, de las casas, la corrupción y el tráfico de influencias, del Presidente de México, Peña Nieto y su esposa  la “Gaviota”, así nada más porque así… Hay que hacer algo, ya.
Nosotros, que no estamos por el voto electorero, ni creemos en el sistema de partidos, apostamos por la lectura y la cultura y en esta ocasión, tras concluir un importante trabajo de formación y capacitación, nos dedicaremos a promover al Ajedrez como una herramienta indispensable para pensar. Esta es nuestra propuesta:
“La Librería “La WeB ó N@D@” de Tejupilco, a través de su amplio acervo cultural y bibliográfico, en crecimiento y en evolución permanente, sumados a 50 años de experiencia probada en el campo del Ajedrez y la Enseñanza Universitaria, tiene como meta primordial que en todo el sur del estado de México se promueva y difunda la enseñanza del juego del ajedrez, desde el campo de la pedagogía, a los miles de niños y jóvenes de los municipios que conforman la región”.
Lo anterior sólo será posible contando con una gran cantidad de formadores. Por ello, la Librería “La “WeB ó N@D@ se ha impuesto la tarea de difundir, en una primera etapa, entre los Maestros y Maestras, los textos y materiales recabados, sistematizados, ordenados y publicados del Primer Seminario de Capacitación y Certificación de Profesores de Ajedrez, impartida por la Fundación Kasparov para Iberoamérica y a la cual, nosotros pertenecemos, avalados como estudios con reconocimiento oficial por la SEP. Diplomados por la UNAM como programa académico; y aprobados por el ICAT del Gobierno de la Ciudad de México, con validez en todo el territorio nacional, para ejercer laboralmente y trabajar en pro de la práctica del Ajedrez: probablemente la única actividad que reúne dos cualidades exclusivas: enseña a pensar y es muy divertido.
En “La “WeB ó N@D@” estamos plenamente convencidos de la cadena de beneficios que otorga el ajedrez entre quienes lo practican, y más aún cuando se impulsa con el apoyo de una buena guía docente.
Por este motivo, nosotros, con el apoyo y supervisión de la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica hemos desarrollado, un programa de capacitación y enseñanza del Ajedrez a Profesores y otro para alumnos, con un criterio didáctico y sencillo para que sea más comprensible y útil para todos.
El curso que nos hemos propuesto desarrollar en  los municipios del sur del estado de México, se adecua a las condiciones sociales, geográficas, laborales, y toda la amplia gama de particularidades que caracterizan a la región. Somos embajadores de un sistema de enseñanza que reúne el esfuerzo multidisciplinario elaborado por reconocidos expertos en la enseñanza del ajedrez y por un destacado equipo de pedagogos, psicólogos, especialistas en comunicación, diseñadores web, ingenieros en sistemas, programadores, ilustradores, y muchos más.
Se trata de capacitar a los docentes en un plazo de una semana, con un programa de enseñanza rápida, que incluye: un tronco común: para principiantes y avanzados que comprende las reglas del ajedrez, la notación de jugadas y la importante parte relativa a la aceptación de las normas y el resultado del juego.
La segunda parte introduce al docente en los principios básicos del Ajedrez, diversos temas tácticos principales, partidas ejemplares, y el capítulo necesario sobre el Ajedrez y el carácter.
La tercera y cuarta parte de este taller dinámico se refiere a las grandes ideas sobre estrategia en el Ajedrez y el legado de los Campeones Mundiales, sus partidas, su estilo, personalidad y juego. Estos dos apartados comprenden diversos tópicos fundamentales para entender al Ajedrez, como son su relación con la cultura, la sociedad, literatura, cinematografía, leyendas, la mujer en el Ajedrez, la Computación y el Ajedrez y los temas fundamentales sobre el Ajedrez y las habilidades cognitivas; y el Ajedrez como herramienta pedagógica
El quinto capítulo es donde los conocimientos, didácticas, historias, las biografías, las partidas revisadas, sucintamente, se traducen en pedagogías distintas, según la especialización del Ajedrez en la práctica diaria, de la escuela, frente al grupo y en clase. Son cinco las especializaciones: preajedrez (niños entre los 2 a 5 años); ajedrez infantil (niños entre los 6 y 12 años) ajedrez para jóvenes; ajedrez para todos (grupos vulnerables); adultos mayores; y Ajedrez en las comunidades indígenas
Entonces el Ajedrez adquiere dimensiones que solo la práctica diaria puede demostrar: está plenamente comprobado que la enseñanza y aprendizaje del Ajedrez favorece el conocimiento de las matemáticas y mejora radicalmente las capacidades lectoras de los alumnos. En los adultos, disminuye notablemente la incidencia del Alzheimer, ayuda en la sociabilización de la población. En los niños afectados por capacidades diferentes, tales como síndrome de Down, Autismo o síndrome de Asperger, los resultados observados en países donde se emplea el Ajedrez como materia obligatoria, son sumamente optimistas y concretos en la cura en sociedad.
El ajedrez es un diálogo. Un juego sin palabras que dice todo, que muestra en un complejo universo estimado en el numero uno seguido de 120  ceros, las artes de  las aperturas y defensas del juego, un denominador común, la vida diaria.
Porque el ajedrez  es un juego democrático, al alcance de toda la gente. Porque es posible empezar a jugar al Ajedrez aún sin saber hablar, ni leer ni escribir. No discrimina, tal y como se observa en los dos colores de las piezas del tablero. Es un juego justo, no hay espacio para las trampas, ni tiempo para los dogmas. Todo en el Ajedrez es relativo, variante, dinámico.
Además, el ajedrez es un destacado promotor de la equidad y la igualdad. Cada día juegan más mujeres brillantes y son muy reconocidos artistas, poetas, parapléjicos, deportistas, niños, ancianos que juegan y hacen del Ajedrez el medio a través del cual analizan, deliberan, razonan, eligen y deciden: ganen o pierdan
El enfoque que propone la Librería “La WeB ó N@D@”, de acuerdo a la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica se orienta hacia la capacitación de profesores para enseñar ajedrez, que sean capaces de transmitir sus conocimientos pensando en una amplia población infantil y juvenil, pero también en otras edades y segmentos sociales, y de manera muy especial en poblaciones con distintas condiciones de vulnerabilidad social.
Nuestra propuesta considera la impartición de un taller, la consulta y lectura de una bibliografía económica, una demostración del ajedrez, exhibición de simultáneas, y un acompañamiento constante en línea o en la escuela. Partimos de una realidad feliz y consciente: que todo lo que hagamos es perfectible, en consonancia con la inauguración de un juego – arte – ciencia, desconocido en nuestro medio.
Nuestra plataforma contiene materiales y evaluaciones orientados de manera didáctica, que hacen de este curso algo novedoso y único en su género, en la especialidad del Ajedrez pedagógico. Que complementa a los textos escritos y publicados por nuestra organización familiar, particular y socialmente responsable.
Cabe señalar que en la Librería “La WeB ó N@D@” hemos trabajado en el Ajedrez como Herramienta Pedagógica, desde hace más de 10 años. El primer texto publicado para este propósito “El Estilo del Genio…” (2012), se agotó rápidamente, pero de aquel intento precursor, ahora está disponible un segundo trabajo “Crear Genios con Estilo…” enfocado tanto al conocimiento y uso del Ajedrez como herramienta para pensar, a la necesidad imperiosa de la Lectura, así como por un tercer capítulo, relativo a la Cultura: agentes esenciales para asir la cualidad obligada para el estilo, indispensable para vivir bien, en sociedad, como ciudadanos, en una democracia.
De la misma manera que la Fundación Kasparov, nosotros en la Librería “La WeB ó N@D@”  consideramos que no es necesario saber jugar al Ajedrez para tomar parte en el taller. Que los participantes de curso se dividen en dos niveles: aquellos con conocimientos previos de ajedrez, y quienes no cuentan con esos conocimientos. El taller y la bibliografía disponible garantizan el aprendizaje no solo para jugar, sino para enseñarlo a los distintos grupos de alumnos, personas y miembros de la sociedad.
Veamos a continuación, algunos de los apuntes que hay que considerar,  acompañados por un par de gráficas ilustrativas.
En el grafico número 1 se puede observar que “El ajedrez desarrolla”: la concentración; ejercita la memoria y  trabaja el  pensamiento científico; fomenta la autocrítica y la creatividad; emplea el pensamiento lógico y la capacidad de cálculo; utiliza de la planificación; acostumbra a usar de la paciencia; educa en la disciplina y  el respeto al adversario; propicia el desarrollo de una cualidad propia de los ajedrecistas, llamado cálculo espacial;  enseña a ser tenaz y a calcular riesgos;  atender varias cosas a la vez; y no hay que olvidar que en el Ajedrez destacan como en ningún otro campo lúdico, tanto la combatividad como la sangre fría, que ni los jugadores del póquer o el conquián conocen, puesto que en el Ajedrez no existe el azar, como variable.
Para cerrar esta presentación y para que no lo olviden,  el Gráfico 2  recuerda  que los “Beneficios derivados de la práctica del Ajedrez” en la mente, el cerebro y en toda el alma del jugador, son: Análisis. Concentración. Imaginación. Proyección. Memoria. Planificación. Atención. Aparta al estudiante de las malas compañías. Que no es un juego para “inteligentes” sino en juego para todos. Que ayuda en los estudios escolares; y, de manera sobresaliente, genera el Rigor Mental, tan escaso y ausente en México.
Informes y reservaciones en el correo areteggr@yahoo.com.mx o al teléfono (724) 26 77382

Colofón: Uno de los discípulos de Aristóteles cuenta esta anécdota: El maestro tenía un esclavo muy inteligente y con el que le gustaba jugar al ajedrez. Cuando quería jugar, lo llamaba e iniciaban la partida. Mientras duraba el partido, Aristóteles no era el amo, ni el esclavo era esclavo. Durante el juego regía otra legalidad y otros valores, Aristóteles era un rival, a la vez que un par, del esclavo, estaba en el mismo plano. Si Aristóteles se hubiera olvidado de esto y hubiera arrastrado en su juego las jerarquías que regían en la vida real (él mandaba y el otro obedecía) no podrían haber jugado al ajedrez. Jugaban bien porque cada uno se olvidaba de los roles y las jerarquías del mundo en que vivían y podían, desnudos, desprovistos de todo, como pares e iguales, penetrar en el juego y jugar como iguales. Entonces el juego era válido.

Thursday, March 12, 2015

MAESTROS DE AJEDREZ: PRIMERA GENERACIÓN EN MÉXICO

Son las 6 de la mañana. Aun esta oscura la calle de Allende, donde se encuentra la casona en que he pasado la noche, frente al edificio sede de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y antigua Cámara de Diputados, que hasta 1872 fuera recinto del célebre Teatro Abreu.
Calzo tenis, uso shorts y porto una sudadera azul, tan grande como desaliñada, pero que me permite caminar con las manos metidas en la bolsa del frente, a la altura del bajo vientre, mientras me dirijo hacia la Alameda Central, no sin antes detenerme en la esquina con Donceles y voltear a observar con detenimiento el frente inmenso, bellamente iluminado, majestuoso, del Teatro de la Ciudad de México, el originalmente bautizado como Teatro Esperanza Iris,  inaugurado por allá de 1918,  con la presencia del Jefe Máximo de la Revolución Mexicana, Don Venustiano Carranza. Escenario obligado de paso para todo espectáculo que a principios del siglo pasado, se propusiera alcanzar las marquesinas de Broadway, el éxito y la conquista del nuevo mundo moderno.
Por este recinto de 1,344 butacas, repartidas en un anfiteatro en el primer nivel y tres pisos elevados, además de balcones y gradas hasta la parte superior, muy cerca del plafón barroco, encima de los terciopelos rojos y las alegorías en dorado, que adornan el interior, han transitado artistas de la talla de Enrico Caruso, María Conesa, la bailarina Ana Pavlova, y ayer 10 de marzo de 2015, fue el sitial en donde nos hemos reunido más de mil Maestros en la Enseñanza del Ajedrez, de un total que suma 3 mil apóstoles (enviados, externos, intermediarios) y que constituimos la primera generación formada en México, por la Fundación Kasparov.
6:30 a.m. Me dirijo hacia la calle de Tacuba, paso enfrente del Palacio de Minería y contemplo azorado, como siempre, la bóveda brillante, dorada del Palacio de las Bellas Artes, detenido, por un momento, mientras cambia el semáforo, en la esquina de la avenida de Niño Perdido –siempre presente-, en el punto donde antes, cambiaba su nombre por el de San Juan de Letrán.
Cruzo y empiezo a trotar, pensando que en este día 11 de marzo mi Padre cumpliría 83 años y mientras el esfuerzo me hace olvidar el frio de la mañana, húmeda porque llovió en la noche del mes “loco otro poco”,  corro a buen ritmo, alrededor del perímetro de 1380 metros que mide la Alameda, y pienso en aquel día en que mi Pa’ me trajo de la mano a conocer la Librería de Cristal que ya no existe, pero que estaba en el costado oriente de la Alameda.
La visión de los ahuehuetes –hay uno de tronco tan retorcido y añejo que no dudo ha visto pasar el tiempo de los conquistadores españoles y luego los franceses y los norteamericanos- sauces,  álamos, acacias, son un bálsamo mágico que deja libertades para soñar con un México diferente al país que hoy en día se derrumba, se hunde, irremisiblemente, con fatalidad, corrupción y cinismo.
A cada zancada, en mis oídos repican como agujas, me recargan de adrenalina la sangre y me impulsan a mantener mi batalla personal contra los malos gobiernos en la microrregión en donde ahora vivo, al sur del estado de México: "Los gobiernos ya no son parte de la corrupción, el Estado es la corrupción", dijo González Iñárritu hace unos días, para confirmar que su cuestionamiento al Gobierno de México no había sido una ocurrencia al calor del Óscar recibido, sino el resultado de una reflexión calculada: más bien, la entrevista de Alejandro al diario la Reppublica del pasado domingo, es una respuesta al tuit idiota de Peña Nieto, en la hora de la entrega de los oscares. Días más tarde, Guillermo del Toro fue aún más lejos: "Me encantaría sentarme con la clase política y prenderles fuego para que hubiera voluntad histórica, no nomás voluntad de robar. A muchos de nosotros nos van a olvidar, pero a ellos, las chingaderas que hacen, las va a recordar la historia". Fernando del Paso, el laureado escritor de Noticias del Imperio, se lamentó porque "nuestra patria parece desmoronarse... algo se está quebrando en todas partes" y agregó: "Me da pena aprender los nombres de los pueblos mexicanos que nunca aprendí en la escuela, y que hoy me sé sólo cuando en ellos ocurre una tremenda injusticia"… son Tlatlaya y es Ayotzinapa, es Iguala o Ahuacotzingo, donde ayer apareció muerta con bestialismo otra mexicana más…
Un día antes.
La cita fue en el Teatro Esperanza Iris y la reunión convocada por la Fundación Kasparov, tenía como motivo, la entrega de las acreditaciones respectivas a los integrantes de la primera generación de profesores en la enseñanza del Ajedrez. Formación primigenia que arrancó a finales de octubre del año pasado y que constó de dos sesiones presenciales, primero a cargo del GMI Miguel Illescas y el segundo día, bajo la dirección del elegante y buen orador, mejor periodista e incansable promotor del Ajedrez en todo el mundo, Leóntxo Garcia. Un par de leyendas del mundo del Ajedrez, aunque de distintas maneras, porque si Miguel Illescas coordinó los trabajos de “Deep Blue” de la IBM, la supercomputadora que se enfrentó y venció por primera vez  al Campeón Gary Kasparov, lo hizo entre acusaciones de trampa y manipulación de resultados (idéntico, pienso, a lo que sucede en los procesos electorales en todo México). En cambio, el segundo, el Maestro Leóntxo, es todo un ejemplo, promotor, enamorado, convencido de que el Ajedrez es una actividad que reúne dos cualidades únicas: enseña a pensar y es muy divertido.
La reunión que contó con la presencia de representantes de la SEP, la UNAM, y del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el Doctor Miguel Mancera, fue interesante, aunque un poco abarrotada al final, al momento de entregar los documentos que certifican el conocimiento necesario, para que cualquier persona, aun sin haber jugado nunca antes al Ajedrez, esté en condiciones de enseñar, con pedagogía y mucha didáctica el juego del Ajedrez a niños,  pero también a jóvenes, adultos e incluso a comunidades indígenas.
La razón que anima y organiza este esfuerzo dirigido por el Maestro Iquíngari Carranza en México, es que el Ajedrez reúne una amplia, muy amplia gama de beneficios para toda la gente. No importa edad ni sexo, religión ni condición social. Reza un refrán hindú que “El Ajedrez es un mar en el cual un mosquito puede beber y un elefante puede bañarse”
Todo mundo tiene cabida en este espacio que ofrece garantías democráticas porque está al alcance de todos, económicas porque es muy barato practicarlo; no discrimina, como se puede ver en su naturaleza bicolor y porque ejercita al que lo practica en cuatro pasos indispensables para una buena vida, un buen ciudadano y un mejor mexicano: Pienso, Analizo, Evalúo y Decido.
Virtudes normales, formas racionales, condición feliz del ser humano, extraviadas… en el mundo de las bestias: nuevamente González Iñárritu atina a describir que en México  “Tenemos miedo porque no los vemos (las bestias). Podemos ir a un lugar a presentar una denuncia y el lobo puede estar ahí, pero no lo ves. Vivimos en una estepa”…
Sin embargo, es más grave aún que la corrupción económica que destilan, apestan quienes se apoderaron de la Presidencia y del Senado y del Congreso de la Unión. Los que compraron los votos que ahora califican como aceptable el ingreso de Medina Mora a la Magistratura de la Suprema Corte de Justica, el Máximo Tribunal y sede del poder Judicial del estado Mexicano, ni siquiera se detienen,  a pensar que con sus actos han provocado una escalada de violencia soterrada que se traduce, aparte del infierno criminal de horror y muerte, en el despojo indiscriminado, el graznido de urracas y cuervos que desde sus púlpitos defienden a cambio de la paga, la irracionalidad de sus amos y dueños.
Es una bolsa en donde lo mismo caben amigos que se han dejado seducir por la corrupción (“es que tengo que llevar dinero para la casa”… me dicen) que otros que no paran de despotricar en contra de Carmen Aristegui, y del Peje, claro, antes que nadie de Andrés Manuel López Obrador, de los izquierdosos. Entonces, es aquí, en este mundo de vergüenza y desesperación que se entienden por ejemplo, las palabras que escribe en su facebook el Diputado Noé Barrueta, precandidato a la Presidencia de Temascaltepec, por segunda vez en menos de diez años: dice Noé que lo pueden investigar (algo así, no es textual) porque no se ha hecho rico, tras los cargos públicos desempeñados. Entonces es momento de levantar las cejas y preguntarse si la camioneta de un millón y medio de pesos y la casona hermosa y cuidada, el palacete en San Andrés de los Gama de su propiedad ¿no son riquezas?... Porque no se parece en nada al patrimonio que orgullosamente comparte públicamente el ex presidente de Uruguay, el viejón José Mújica, aunque, sinceramente habría que aceptar –entendiendo a Noé Barrueta- que su patrimonio no es riqueza si se compara con la Casa Blanca de la “Gaviota”, la Casa de Malinalco de Videgaray o la casa en Ixtapan de la Sal del señor este “cuyo nombre no quiero ni mencionar, porque todo lo hace mal”, como diría y dice Raquel Tibol.
Así es como hay que entender al ex Alcalde de Temascaltepec: él es un pobre diablo. Así hay que ver la segura candidatura “planchada de Noé, que se suma a la candidatura para Diputada Federal de Ivette Bernal, solo por ser hija de Guillermina Casique, quien para no dejarla sola y quizás, para cuidar sus pasos (no vaya a dar un mal paso y no convide) se anticipa que la Madre ira por una candidatura plurinominal, por el Partido verde ecologista.
Es necesario reflexionar en las palabras de Fernando del Paso, hace unos días al recibir el Premio José Emilio Pacheco a la Excelencia Literaria: “Lo único que no sé es en qué país estoy viviendo. Pero conozco el olor de la corrupción: dime, José Emilio: ¿a qué horas, cuándo, permitimos que México se corrompiera hasta los huesos? ¿A qué hora nuestro país se deshizo en nuestras manos para ser víctima del crimen organizado, el narcotráfico y la violencia?”.
González Iñárritu, Carlos Cuarón, ambos ganadores en años consecutivos del Oscar al Mejor Director, se suman a las declaraciones del poeta del Paso y del “chivo” Lubensky, de Guillermo del Toro. Son un frente abierto, tristemente criticados por epígonos al servicio del sistema y de las mafias. Amigos conocidos (adversarios desconocidos)  que se devanan los sesos en  tratar de demostrar a sus respectivos auditorios, que el premio otorgado por la Academia de Hollywood no es meritorio ni importante, sin atender ni leer el contenido de la sentencia eminentemente política de estos mexicanos valientes y enfáticos, que se han abierto las puertas del éxito –si comercial… si ya sé- sin depender nunca de las ayudas de los gobiernos… (“que apoyan cuando se les pide"… reza un cuate que no alcanza a “solucionar todavía su vida económica”… y así, pues nunca lo va a lograr.)
Agrega Guillermo del Toro, en el Marco del Festival de Cine de Guadalajara (¡si!... Rene Franco, -muchachita jota y maricona- ya sé que gritas en la radio que es un festival menor y en una ciudad que, según tú no lo es), sentencia el Director de El Laberinto del Fauno “que lo que atestiguamos es el triunfo absoluto del PRI: logró imponer sus valores al resto de la sociedad, o por lo menos a aquella parte de la sociedad que influye… la clase política en su conjunto ha hecho suya la moral del partido tricolor. Peña Nieto y sus funcionarios pueden cometer cualquier arbitrariedad sin temer mayor contratiempo. No sólo porque no existen los mecanismos de rendición de cuentas, sino porque ni siquiera hay una reprobación moral en los círculos sociales en los que ellos se mueven. Basta con que omita leer la prensa extranjera”
Es el caldo de cultivo donde especies nacidas de la corrupción, el chayote y del embute se sacan la lotería y son candidatos a cargos electorales, como vergonzosamente sucede en Tejupilco. Es inaudito que los varones tejones se empinen frente al dedo elector y se apresten a resignarse ante un niño nativo que destila pus por donde se le mire. Porque el PRI “ha convencido a las élites de las ventajas de chapotear en el lodo y de paso ha convertido la vida pública en un pantano infesto en el que todos ellos abrevan” (Jorge Zepeda Patterson)... vaya para todos los que se ostentan como “todos contra Lino” y por supuesto que para Lino mismo también…vergoña.
Viernes 13
Leontxo y Guillermo Garcia
Hoy debe salir publicado el periódico, y quiero dejar un mensaje diferente. Primero, es el que proviene de mi razón y naturaleza propia. Llevo 50 años de jugar al Ajedrez y nunca había tenido tan clara la maravilla que representa la práctica de este juego. El Ajedrez desborda la idea única del jugar y raya en la ciencia de lo complejo y el arte de la creación Que se vale de cuanta fuente de la inspiración puede ser usada para que la gente lo practique: puede ser a través del cine, la música, las matemáticas y la lectura, de la historia y las manualidades, el canto y la comunidad, la fraternidad, el respeto. Porque la práctica del Ajedrez  beneficia a la memoria (está científicamente demostrado que jugar al Ajedrez reduce a una insignificancia el peligro del Alzheimer a los adultos mayores) enseña a practicar el cálculo, desarrolla la imaginación, fomenta la conciencia crítica y autocrítica de cada cual; favorece la  autoestima, obliga a la  planeación, fortalece el razonamiento lógico, el pensamiento científico, es de gran ayuda para aprender a prever consecuencias, lo mismo que a calcular los riesgos, atiende a nuestra atención, dispara la creatividad, genera una dimensión exclusiva en os ajedrecistas que se llama cálculo espacial, genial en la  combatividad, el análisis, la comunión y la amistad.
Tan simple como el mensaje que pronunció mi tocayo del Toro: “Así que los jóvenes sólo tienen que chingarle” Es cosa de esforzarse, de ejercitar el cerebro, de profundizar en el inconsciente colectivo junguiano, rascar al iceberg de la humanidad, desafanarse de los valores que imponen los medios de comunicación.
De lo contrario “¡Cuidado! Cada hombre es una bomba a punto de estallar… Ya nadie puede ser vejado, ni aprehendido. Todos se niegan a combatir. En los más apartados rincones de la tierra, resuena el estrépito de los últimos descontentos… El tuétano de nuestros huesos está debidamente saturado. Cada fémur y cada falange es una cápsula explosiva que se opera a voluntad. Basta con apoyar fuertemente la lengua contra la bóveda palatina y hacer una breve reflexión colérica… 5,4,3,2,1 y el índice de adrenalina aumenta, se modifica el quimismo de la sangre y ¡cataplúm! Todo desaparece en derredor…
No hay más remedio que amarnos apasionadamente los unos a los otros”
(Juan José Arreola, poeta y extraordinario jugador de Ajedrez)

Thursday, March 05, 2015

MITOS Y LEYENDAS: ¿GOBERNARÍA UNA MUJER EN TEJUPILCO?

En el sur del estado de México, las temporadas de elecciones políticas se repiten y los métodos y las formas gastadas también. Los mismos personajes y las mismas consignas. El lenguaje además de pobre es chafa, sin imaginación “aspirinos” dicen, “querendones” se dejan llamar y restan seriedad y responsabilidad a la magistratura más importante en el gobierno de cada comunidad: el Presidente Municipal
Con el pespunte de las redes sociales y el internet, el periodo electoral se inunda de páginas ocasionales, oportunistas, con falsas identidades, arribistas que lo mismo denuestan, injurian, que halagan con exceso y zalamería. No son de fiar. Hoy en día la “Bufalada”,  la “cargada” se practica a través del internet
Y no hay análisis, existen nombres. No hay memoria histórica, hay rumores y chismes. Todo lo que se publica es bajo consigna, son intereses y conveniencias. Tan cercanos unos con los otros parece que Temascaltepec-Tejupilco-Amatepec-Luvianos-Tlatlaya-San Simón de Guerrero*, viven en la distancia, independientes, aislados, divididos. 
Que el día de ayer se haya mencionado con insistencia que el PRI en Tejupilco ha seleccionado para contender por la Presidencia Municipal a una mujer modifica el panorama cansino. No la conozco y no pretendo hacer apología de ella ni de nadie, pero si me interesa detenerme ante la cercana fecha que conmemora el Día Internacional de la Mujer  y destacar algunas de las particularidades que alcanzo a divisar.
De los municipios mencionados, los que conforman el llamado “triangulo sureño del estado de México” o mejor los que constituyen políticamente la Región IV –que por cierto aún no reconoce a Luvianos, porque en las informaciones públicas oficiales no aparece como municipio libre- hay que señalar que solo dos municipios han elegido a una mujer para que asuma la jefatura del Ayuntamiento. El primero en hacerlo fue Temascaltepec, quien votó a favor de la maestra Elvira Avilés para el periodo 1979-1981.
El segundo caso, el Municipio de Amatepec merece un análisis más detenido, porque si bien la primera mujer que asumió el gobierno municipal fue la Sra. María del Carmen Bastida en 1985-1987, han sido los gobiernos de Guillermina Casique, los que imprimen un sello distintivo a este municipio, que a partir de 1992 ha estado bajo la influencia y operación política de esta mujer, hábil, inteligente y receptiva. La Cacique, primero sustituyó a Sergio Ramírez Vargas- y de inmediato se apropio de formas, usos y costumbres políticas para apoderarse, desde entonces, del gobierno de ese municipio e incluso ampliar su influencia hacia los municipios vecinos.
Guillermina Casique, cuya formación académica es la de carrera técnica como secretaria, es integrante del sector campesino (CNC) del PRI, y fue electa Presidente Municipal de Amatepec para el periodo 1997-2000, tras haber dejado un propio en el interregno primero, y a partir de entonces hacerle honor a su apellido y apoyar y “colocar” en el Municipio a personeros cercanos a ella –o “quitar” a sus adversarios-, a su hermano como Presidente Municipal para el periodo 2009-2012, mientras ella se ha desempeñado como Diputada local en el periodo 2006-2009 y luego integrar la LXI Legislatura Federal, en el trienio 2009-2012.
Sin duda, una carrera política enorme, repleta de “estrellitas”, comisiones, delegaciones, representaciones. Siempre presente, Guillermina Casique, una mujer, cumple veinte años de estar al frente y gobernar con “mano de hierro”, uno de los municipios más atrasados en educación, en la economía y con problemas brutales de crimen y pobreza, y ahora, en este 2015, la tocaya puede celebrar con bombos y platillos, la designación de su hija Ivette Bernal, como candidata del PRI para contender por una de las 19 diputaciones que le corresponden al estado de México, en la próxima LXIII Legislatura Federal. Toda una dinastía femenina, enclavada en el territorio central de la violencia en contra de las mujeres.
Antes de seguir con este mito, es necesario revisar un cuadro estadístico publicado por la revista “emeequis” que acompaña a un ensayo de Humberto Padgett y que mantiene vigencia y desdoro, vergüenza y coraje. El titulo del trabajo es el de “Las muertas del EdoMex son muchas más que las de Juárez” donde aparecen en tasas relativas que Tlatlaya ocupa el primer lugar nacional con 12.2 crímenes por cada cien mil mujeres, mientras que Tejupilco ocupa el deshonroso y tétrico tercer lugar, con una tasa de 8.9, de acuerdo a las fuentes consultadas que acompañan al cuadro que se inserta en esta edición.
La leyenda estriba en que al “buscapiés” que ayer 4 de marzo se esparció sobre la designación de Josefina como candidata para Tejupilco, hasta el momento en que escribo estas líneas, no está confirmado y aseguran, en cambio, que es Lino (así es como se llaman de tanto repetirse) al que “le toca”. No lo sé y no me estacionaré mucho tiempo en esta información que seguramente se confirmara este próximo fin de semana. Desde que llegué a vivir a Tejupilco me ha tocado ser gobernado por Crescencio Suarez que lo hizo muy bien, por Isael Villa que lo hizo muy muy mal, por el Maestro Santín que me causaba mucha simpatía aunque fue en su trienio cuando Tejupilco, como un barco, comenzó a hacer agua y hundirse sin remedio y por Manuel Santín, al único al que públicamente manifesté mis parabienes y que me ha causado una enorme decepción.

Por eso quiero imaginarme como sería un Tejupilco gobernado por una mujer, atendiendo al cacicazgo de la Casique en Amatepec y a que ni Tlatlaya ni Tejupilco, donde los índices relativos, de odio en contra de las mujeres ocupan primero y tercer lugares nacionales, han conocido de un Gobierno encabezado por una Presidente Municipal del género femenino.
Creo que los problemas más visibles en Tejupilco, los que podrían solucionarse de manera inmediata y hasta cierto punto de manera fácil, los que atañen a limpieza, orden y urbanidad, los podrían encabezar mejor una mujer que un hombre. ¿Porqué? Porque son problemas derivados de una mala educación que se sustenta en un gran miedo a no ser lo “suficientemente hombres” y que se traduce en porquería, cochineros, vulgaridad y todo cuanto obre de mal gusto en el carácter, de aquellos hombres, que en Tejupilco deben acudir a estos expedientes de mal gusto.
Me decía un amigo muy querido, oriundo del mero Tejupilco, a propósito de una tienda que se esmera en la limpieza y el acomodo de sus estantes que “a nosotros no nos gusta comprar en tiendas así”… y luego viene explicaciones donde el tiradero, desacomodos, suciedad son rastros de la personalidad del sexo fuerte (dicen) de este municipio. Va de la mano con gritar y escandalizar. Es decir, que limpieza y orden no están registrados en el carácter de los varones nativos, y por ende es imposible solucionar estos problemas primeros, para el buen vivir y convivir.
No sucede así con las mujeres de Tejupilco. Aunque hay una parte que sucumbe a las tentaciones de los vicios y los fornicios –onda chavas de Layin el Alcalde de San Blas que roba poquito- tengo la fortuna de conocer y analizar en la librería propiedad de mis hijas Cristina y Carmen a muchas mujeres de todas las edades y condiciones. Son una gran mayoría del público lector y son atentas y receptivas, escuchan y trabajan. No dudaría en apostar que la mujer en Tejupilco lee es más del doble que los hombres.
Las mujeres que leen en Tejupilco adquieren revistas de Cosmopolitan y Vanidades, la Tu o la 15 a 20, pero también leen todo lo que se publica de novedades con historias de actualidad, libros de derecho y enfermería, de dietética y filosofía, de literatura y cuentos, las obras clásicas y las de gastronomía y cocina, las de manualidades, administración y finanzas. Las mentes femeninas devoran mucho más del doble de lo que se preparan los varones.
Entonces su carácter y su modo de comportarse también se distingue. La mujer en Tejupilco, desde niña desempeña funciones de naturaleza doméstica al mismo tiempo que estudia. Se preocupa por su salud y cuida su belleza y se encarga de hermanos y luego de los hijos. En cambio los niños y luego los jóvenes son mal educados para no hacer nada, para ser atendido por sus hermanas y para comenzar con la fiesta y la pachanga desde temprana edad. Descuidados de su físico y salud, la juventud varonil en Tejupilco está muy detrás de la población femenina. Hay muchas excepciones por supuesto, pero la regla es clara y por eso el gobierno de una mujer en Tejupilco, podría ser un zape necesario para destrabar a los representantes mi propio género. No solo estéticamente, sino cultural, política y con ello mejorar las condiciones de la economía y sociedad.
Abundan los ejemplos de mujeres que desde las 6 de la mañana llenan los gimnasios para atender su belleza, pero también su salud. He visto jovencitas que usan del deporte y el ejercicio para ser felices y convivir con otras personas. El deporte es la medicina indispensable para la felicidad de cualquier comunidad. Pero el deporte como una práctica diaria e intensa. El deporte como un compromiso y un hábito. El deporte como un medio y no necesariamente como un fin.
Son conocidos los casos de dos o tres futbolistas que son de Tejupilco. Pero la mayoría solo acuden a las canchas de futbol a beber cerveza, para festejar una victoria o para llorar una derrota o si no, pues por el empate.
Me imagino un Tejupilco culto y deportista, limpio y ordenado, amable y solidario. De calles peatonales con fuentes danzarinas de aguas recicladas. De palapas y carpas para guarecerse del inclemente sol. De mesas con sillas cubiertas por parasoles que permitan convivir y disfrutar la vida hermosa de esta población. Un pueblo de Tejupilco que se enorgullezca de sus raíces y de su historia y no aspire a ser una copia contrahecha de algún suburbio de Austin Texas. Un Tejupilco que contenga los vehículos que afean y contaminan, libre de taxis y puestos de fritangas. Un Tejupilco de biclas y patinetas, fraterno y de lectura, de canto y de música que deleite a los oídos. Y este Tejupilco, es un sueño hermoso y ciudadano, que solo puede ser encabezado por una mujer” (Cartas Mexiquenses mi libro)
Mujeres que en esta semana son centro del universo conocido “El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie que ha jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades. Es la celebración de la ONU que este 8 de marzo en 2015, en todo el mundo, pondrá de relieve la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, una hoja de ruta histórica firmada por 189 gobiernos hace 20 años y que estableció la agenda para la materialización de los derechos de las mujeres.
Qué mejor ocasión para reconocer a las mujeres de todo el planeta, de todas las razas y culturas, que con estas palabras de Mahatma Gandhi… “La mujer es la compañera del hombre, dotada con la misma capacidad mental... Si por fuerza se entiende poder moral, entonces la mujer es infinitamente superior al hombre... Si la no violencia es la ley de nuestro ser, el futuro está con las mujeres...”
Pero también es un buen momento para reflexionar sobre el papel y la naturaleza de la mujer en México, en razón de la obligación y necesidad de establecer un principio de equidad de género inexistente en el país. México está muy lejos de ver condiciones equitativas en todos los órdenes sociales, porque el futuro nacional se encuentran, como nunca, vinculado y dependiente, del rumbo que finalmente asuma la mujer mexicana como género.
Porque las mujeres mexicanas transitan por laberintos enredados. Tropiezan con demandas justas de igualdad, de respeto y de reconocimiento legal, laboral, familiar, que son despreciados, por las trampas de la fe, los mitos y sofismas. Dos elementos que enredan fatalmente la definición de lo que es bueno, justo y  honorable para la mujer, es la guerra desatada en nuestra nación, en contra de todo principio de Autoridad y su reemplazo en dos frentes: el Don de la Vida, adjudicado neciamente a Dios, para poder reemplazar el origen Real del Padre y el natural principio de  Agradecimiento; y el poder de Tener, reflejado en el dinero, el oro, el dólar o el euro, como sinónimos de igualdad o desigualdad entre los hombres y las mujeres.
Por eso hay tantos casos que contradicen todo. La mujer que en Baja California, al frente del Instituto de la Mujer les llama indias a las mujeres que gobierna, mientras anhela estar en Europa, se entremezclan con los casos de moda, la designación de Arely Gómez como Procuradora de una telenovela que TELEVISA asume para rescatar a su creación, al infausto Peña Nieto,  y la candidatura plurinominal para la “Corcholata Salinas”
Con el agravante que representan, para la Mujer en México, los pésimos ejemplos de mujeres, que se reproducen como sinónimos de éxito y triunfo: son las infames Maestra Gordillo y  Martha Sahagún, al lado de Rosario Robles, Ruth Zavaleta, Beatriz Paredes, Josefina Vázquez Mota, Cecilia Romero o Mariana Gómez del Campo
No es posible que una historia nacional, sumamente rica en vidas y ejemplos feministas, pase desapercibida y nada entendida: la Malintzin y Sor Juana Inés de la Cruz, Leona Vicario y la Josefa Ortiz de Domínguez, las “Adelitas” revolucionarias y las Costureras de 1985. Cualquier par  constituyen ejemplos, ideas, conceptos, testimonios y productos. Hay muchas mujeres admirables, muchas más, en el arte (Frida Kahlo), el drama (María Rojo), la música, (Eugenia León), o la literatura (Elena Poniatowska)
Desgraciadamente la realidad indica que la mujer mexicana es víctima de intereses políticos abiertos y descarados. Auténticos botines electorales, la condición que enfrentan las mujeres, principalmente en los estados donde el PRI siempre ha mantenido el ejercicio del poder político, dista mucho  de estar en condiciones de celebrar el Día Internacional de la Mujer.
A pesar de que “Los países en los que hay más igualdad de género experimentan un mayor crecimiento económico. Las empresas que cuentan con más líderes mujeres logran mejores rendimientos. Los acuerdos de paz que incluyen a las mujeres son más duraderos. Los parlamentos en los que hay más mujeres aprueban más leyes sobre cuestiones sociales clave como la salud, la educación, la lucha contra la discriminación y la manutención de los niños. Las pruebas no dejan lugar a dudas: la igualdad de la mujer supone progresos para todos.” Secretario General ONU Ban Ki-moon”
* No me he referido a San Simón de Guerrero porque me parece un caso sui géneris, que tampoco ha sido gobernado por una sola mujer. No lo he mencionado porque creo que en este periodo electoral, este pequeño municipio se habrá de convertir en un enclave de MORENA y mejor aún, con un joven y brillante prospecto al frente de este partido político





LibrArte y la Retórica

Para Platón, la Retórica era semejante a la Gastronomía y la Cosmética, vis a vis la Política, la Medicina y la Gimnasia. Él Filósof...