Thursday, September 30, 2010

MÉXICO, VIVE


Se conocieron en un viaje trasatlántico, efectuado pocos años después del fin de la Guerra Mundial. Ella era la hija del Ingeniero Zeevaert, contratado en Bélgica, para venir a México a colocar el revestimiento de vidrio, que hizo de la Torre Latinoamericana, la primera edificación en el mundo en utilizar este material. Primera y gran construcción de un México moderno, iniciada la construcción en 1948, se inauguro en 1956 y dejo atrás el enanismo urbano –tan de moda actualmente con el gobierno que descabeza Felipe Calderón- además de haber desarrollado tecnología y sistemas de construcción pioneros y únicos en el mundo, debido a que la construcción de este rascacielos, se llevo a cabo en una zona considerada de elevado riesgo sísmico.
El era marinero, en el buque que viajaba entre Europa y México. Como buen holandés, su horizonte y destino fue el mar, al que se dedico toda su vida, hasta que la empresa Transportación Marítima Mexicana (otra más de las empresas mexicanas quebradas y liquidadas), le jubilo por más de 60 años prestados al trabajo fecundo, creador, honesto y constante.
Nadine y Jan se conocieron en la travesia, se enamoraron, se casaron, se establecieron en México y fueron los padres de mi compadre Guy, cuya prematura muerte ha sido uno de los golpes más inesperados y tristes que puedo recordar en mi vida. Educado en el ámbito de la colonia francesa en México, con toda una vida llena de experiencias increíbles, padre de tres hijos, el menor Thibault es uno de los dos únicos ahijados que he aceptado hasta este día. Hace tres años que no veo ni se nada de Tibó.
Como buen belga, Guy trabajo muchos años en el continente africano, como parte de alguna de las múltiples compañías que expoliaban las riquezas del continente negro, mientras les vendían armamento, cuentas y desechos occidentales. Hombre tan culto como apasionado, Guy abandono toda relación con las exigencias del mundo occidental, dejo la rigidez inflexible de los belgas, tanto como la constancia y disciplina, la frugalidad y prudencia holandesa, para radicar la mitad de su vida en el México que tanto amo y defendió.
Vecinos de Temascaltepec, la familia Recourt adquirió una propiedad en la ranchería de Godínez (uno de los dos lugares –el otro es Cieneguillas de González- donde recomendaría, para quienes no son oriundos de esta región del estado de México, o para los visitantes y turistas, pedir más de una referencia, antes de llevar a cabo cualquier tipo de operación o negocio) que al paso del tiempo convirtieron en una hermosa casa de campo, colorida y alegre.
Guy era todo un artista que trabajo en géneros tan amplios como la música, la pintura y la escultura. Como la mayoría de los europeos dominaba a la perfección el francés, ingles y español, aunque entendía y hablaba holandés y el flamenco, el antiguo idioma oficial de los denominados Países Bajos.
Era tanto el amor que sentía Guy por México, como el desprecio por Bruselas, la capital de Bélgica, donde vivía al lado de la familia que formo con Blandine, Pablito y Roman, además de mi ahijado Tibó. Repetía que México es alegría, color, calor, son las risas y los niños, es la gente y el clima, son los lazos de unión, de ternura y amistad. En cambio nada de estos grandes valores –me consta- él lo sabía perfectamente, existen en el norte de Europa: fría, egoísta, racista, estúpida, ambiciosa e insensible. Su "brujer" pensaba lo contrario, el principio del fin.
De sus obras artísticas, destacaban los “móviles”, las fuentes y lámparas, en especial un instrumento musical al que llamo “bocarina”. Trabajaba con todo tipo de materiales: usaba la cerámica, el vidrio, las piedras. Guardo varios regalos que me hizo y uno en particular, elaborado con las conchas de un tipo de ostra, que solo viven al pie de los legendarios Acantilados de Dover, pende junto a otro tan simple como bello, elaborado con piedras rojas del cerrito que está en Godínez.
Además Guy fue un historiador acucioso, utilizo una beca que le otorgo José López Portillo, para llevar a cabo una investigación sobre la historia del México prehispánico y dejo el guión para una película titulada “La Conquista”, donde el choque cultural producto del descubrimiento de México, se llena de encuentros maravillosos con la magia del panteón (Quetzalcoatl, el Tloque Nahuaque, Xipe Totec y tantos más) de las civilizaciones que habitaban el altiplano nacional.
Pero la música de Guy es la que mas expresaba su sentido de la vida y el tiempo. Tengo en mi archivo la letra de más de 200 canciones compuestas por mi buen amigo, pero las que más recuerdo son la del Rolon, rolon, rolon; otra se llama Tu Dirás y mi preferida, ¿Pos Cuando?: “por hay van cantando los pájaros… van pasando los cohetes… donde vuelan las nubes, con el viento y las sonrisas… Le cantamos a México, pa’que nos reciba la patria y los soles del alma… y los calores intensos y los chilaquiles deliciosos y las cervezas bien frías y el placer de la fiesta y el sabor del bailar y el sueño al despertar y la fe de crear… día tras día, viviendo en cada momento la felicidad”.
Es la primera vez que escribo algo sobre Guy, cuya muerte me dejo mudo dos años. Creo que gente como Guy, nos recuerdan la alegría de ser mexicanos, nos renuevan la esperanza perdida, la dicha de vivir en este país, nuestra historia y las ganas de luchar por nuestro futuro.

Monday, September 27, 2010

HISTERIETAS

El cambio verdadero solo puede ser posible con el conocimiento. Una persona crece, madura, se desarrolla y realiza a plenitud las potencias y facultades de su alma, únicamente al tomar conciencia de su ser y circunstancia. Sucede lo mismo con las familias, los pueblos y la sociedad. Por eso es fundamental la historia, por eso “quien olvida su pasado no comprende su presente”
Es el caso del Estado de México y en particular los municipios del sur del Estado, cuyas historias son confusas, desperdigadas, entreveradas. Más que una fuente de conocimiento que permita comprender la realidad actual, la historia oficial de Temascaltepec o de Tejupilco, por ejemplo, son apologías cuasi personales de sus autores y glorificación de particularidades, que impiden comprender la generalidad de estas poblaciones. En parte esto es debido al rigor impuesto por los órganos culturales del Gobierno Estatal, cuya metodología uniforme y ajustada impide escribir con libertad.
Leer la Monografía de Temascaltepec o la de Tejupilco o la de Amanalco, o Chalco, es leer lo mismo con muy pequeñas diferencias. Son los mismos capítulos, parecidos ingenios, cuentos y dichos. Son aburridas además de estar notoriamente desfasadas en el tiempo y el espacio. Como son patrocinadas por el mismo Gobierno estatal, las reglas impuestas no pueden ser quebrantadas, no hay interpretaciones, ni capítulos de análisis, no existe la opinión, ni lugar para el debate.
Es indispensable que los historiadores regionales se independicen y se jueguen “el pellejo” con sus particulares interpretaciones. Sin duda que entre más rigor académico, el testimonio histórico cobrará mayor confiabilidad y certeza. No obstante hay más de una manera de hacer historia. Los libros que ha escrito Armando Ramírez sobre el Barrio de Tepito o las Crónicas de Carlos Monsiváis en relación a la Ciudad de México, han dejado más elementos para entender, para creer y soñar que los mamotretos publicados por el Colegio de México. La erudicción histórica puede ser verdadera, pero increíble, al menos ininteligible.
El problema es cuando la historia pasa a ser propiedad de unos cuantos y cualquier otra versión o interpretación es calificada de intromisión, desviación, vamos, de ser unos “metiches” fuereños y entonces, en vez de historia se hace histeria. Es un rasgo característico de un México arcaico y provinciano, es reflejo del poder y de los mecanismos que lo soportan. La historia no solo la pueden hacer los lugareños o los más viejitos. Sin duda que son la principal fuente de información, pero ni la única ni la mejor. Por ejemplo el pasado 9 de septiembre acaba de ser lanzada al mercado una biografía sobre Joaquín “El Chapo” Guzmán. Escrita por Malcolm Beiths (The Last Narco, Inside the Hunt of el Chapo. The World’s Most Wanted Drugs Lord) contiene un trabajo que requirió la consulta de enormes acervos de información, tanto como visitas y entrevistas a gente de Badiraguato Sinaloa, Canelas y Topia Durango.
Son buen ejemplo de las historias noveladas, las exitosas publicaciones de Francisco Martin Moreno sobre México, despreciadas por los auténticos historiadores, pero comercialmente todo un suceso literario. Creo que la historia necesita de la imaginación y la poesía. En “Amores Carnales”, Martin Moreno narra –lo que vio escondido detrás de un ropero, dice el voyerista autor- el momento de la consumación matrimonial entre Porfirio Díaz y Carmelita Romero Rubio.
Temascaltepec y Tejupilco necesitan versiones libres de su historia. En mis especulaciones personales, resulta más fácil entender al Temascaltepec fundado en 1474 por tribus Matlatzincas, conquistado por Axayacatl emperador de los Aztecas y a partir de entonces convertido en centro minero capital, en el Real de Temascaltepec, la división con el Valle de Temascaltepec, el Temascaltepec de los Indios y el Temascaltepec de los Patrones, incluso la cereza en el Real de Arriba y luego la separación a Valle de Bravo y la presa, y un pasado de soberbia y superioridad que ya no existe y del que no termina de reponerse la población que sobrevive actualmente en este lugar.
Tejupilco en cambio es una historia diametralmente opuesta a la de Temascaltepec. Yo sí creo que Ixtapa era una especie de campo de entrenamiento prehispánico, de “pelotaris” que se preparaban para jugarse literalmente la vida. Es el Tejupilco de la República de los Indios, de las corredurías de insurgentes independentistas tanto como de revolucionarios zapatistas. Tejupilco de revolución y guerrilla. Temascaltepec, es conservación y privilegios.
El pasado fin de semana que se rindió un homenaje a Mariano Mociño en Temascaltepec, me preguntaba la razón de este evento (tanto como el porqué una de las dos calles del pueblo lleva el nombre del despreciable Iturbide). Su obra sin duda importante, pero su participación en la Real Expedición Botánica, siendo fundamental, es secundaria en reconocimientos. Nacido en Temascaltepec, Mariano Mociño es un criollo al servicio de la Corona Española y su trabajo me recuerda a Charlie Brown y Snoopy: todo le sale mal, sus trabajos no pueden ser publicados, la dinástia de los Borbones es desplazadA en España, es acusado de afrancesado al colaborar con José Napoleón Bonaparte y exiliado, su enorme trabajo de investigación no consigue ser aprovechado por la metrópoli española.
Es el botánico suizo de Candolle, quien se apodera de una copia de los trabajos del “paisano”, sus dibujos e investigaciones. Y será hasta finales del siglo XIX, gracias a la vena ilustrada de Porfirio Díaz que se publicaran por primera vez, los manuscritos de “Flora Mexicana”, de Sessé (Snoopy) y Mociño y hasta 1981, cuando vuelve a aparecer completo, este importante acervo, al ser adquirido por el Instituto Hunt de Pittsburgh. Cabe señalar que con motivo del bicentenario de la Independencia, la UNAM ha preparado una edición que consta de 12 tomos con la obra de Mariano Mociño, sus más de dos mil láminas, además de otros textos filosóficos, antropológicos y sociológicos. Es una paradoja que los trabajos de Mociño siendo decisivos para la ciencia, permanecieron inéditos por siglos.

Thursday, September 23, 2010

CONTRARREVOLUCIÓN

Pascual Ortiz Rubio ocupo la presidencia de México entre el 5 de febrero de 1930 y septiembre de 1932. Su candidatura ocurrió después que Emilio Portes Gil asumiera de manera interina la Presidencia tras el asesinato de Álvaro Obregón, en el Jardín de la Bombilla en San Ángel, al sur de la Ciudad de México. Cuentan que le apodaban “el nopalito” por sus limitaciones personales, a pesar de haber ganado la elección más disputada de la historia de México, hasta la de hace cuatro años, en que fue “robada” la Presidencia a Andrés Manuel López Obrador.
Primer candidato del recientemente creado Partido Nacional Revolucionario (el PRI original), obra genial de Plutarco Elías Calles, sociedad política que llamo a la lucha institucional en vez de la guerra armada. Ortiz Rubio enfrento al abogado y candidato del movimiento obregonista Aarón Sáenz, y al intelectual y político inmortal, José Vasconcelos. A pesar de su triunfo, las elecciones, fueron consideradas el mayor fraude político que le pudo suceder a México.
En la toma de posesión del cargo de Presidente, Ortiz Rubio sufrió un atentado que le cercenó el pabellón de la oreja y le desencajo la mandíbula, por lo que incapaz de soportar las presiones, renuncio antes de cumplir tres años y paso a formar parte del triunvirato conocido como el “maximato”. Sin embargo existe el anécdota que narra que una vez investido Presidente, fue visitado por el embajador Norteamericano, quien le exigió el pago inmediato, de lo que los gringos reclamaban como deuda ferrocarrilera del porfiriato. Sin inmutarse, Pascual Ortiz Rubio contesto, ante la demanda de los mil millones de pesos requeridos, su disposición de cubrir los compromisos nacionales, siempre y cuando le prestaran primero, otros dos mil millones de pesos. El mensaje era perfectamente claro: no pagaría.
Antes de renunciar, Ortiz Rubio, cuya única obra para la posteridad es el pasaje que atraviesa San Juan de Letrán (Eje Central), al pie de la Torre Latinoamericana declaro lo siguiente: ”Salgo con las manos limpias de sangre y dinero y prefiero irme y no quedarme aquí sostenido por las bayonetas del ejército mexicano”.
Es una historia que marca los enormes contrastes entre México y el país que en el que vivimos, bajo el poder de las clases más reaccionarias, torpes y cínicas de nuestra historia y del ejercito en las calles. Desde los tiempos de Agustín de Iturbide, el prototipo idealizado de la contrarrevolución, nunca antes México había transitado por escenarios como los que nos ha tocado vivir y sufrir.
Toda una provocación y un desprecio a la memoria colectiva, a la historia patria y a la inteligencia de los mexicanos. Porque Iturbide, cuyos restos reposan –por supuesto- en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México y cuyos descendientes constituyen aún la crema y nata de la rancia plutocracia que se exhibe con impudicia, lucho exclusivamente para su beneficio personal. Traidor contumaz, solamente la incapacidad para vencer a los insurgentes que hacían sus corredurías en estos parajes del sur de México –Vicente Guerrero y Pedro Asencio-, opto por la simulación, el engaño y la usurpación. Justamente el escenario político de la dictadura que oprime y sobaja a nuestra nación, así como de los candidatos y pretendientes a continuar el modelo de vida, los escenarios económicos y el sistema político que tanto daño ha ocasionado a los mexicanos.
Es el caso del reciente jolgorio mal hecho, sin imaginación, lamentable derroche para festejar 200 años de Independencia y la erección de un monigote en medio de la plaza mayor, de 20 metros de altura, realizado, según declaro el mismo autor (Juan Canfield al Excélsior 23 de agosto) de semejante bodrio colosal, tomando como modelo a Benjamín Argumedo. Contrarrevolucionario que apoyo a Victoriano Huerta, un asesino que masacro inmigrantes chinos, peor aún que los centroamericanos asesinados hace un par de semanas en Tamaulipas. Traiciono a Emiliano Zapata y combatió a Francisco Villa. Derrotado y capturado por el villista Manuel M. Diéguez, Benjamín Argumedo, (es el Coloso, a pesar de parecer barroca e inútil la discusión a Alonso Lujambio), fue fusilado por las órdenes de Venustiano Carranza, tras juicio sumario.
Son iguales de provocadoras las declaraciones de Felipe Calderón, en el día que se conmemora el Centenario de nuestra Máxima Casa de Estudios, la UNAM . Mientras el Rector Universitario declaraba el fallo y el desatino de “someter la actividad educativa a criterios de mercado”
“La educación, añadió (el Rector José Narro) en la ceremonia inaugural de la exposición Tiempo Universitario, enfrenta grandes enemigos. Es el caso de la pobreza y la exclusión, pero también lo son el pensamiento dogmático, la falta de innovación y el autoritarismo. Para todos ellos, hay un remedio: educación, ciencia y cultura”
En otro foro, al mismo tiempo Felipe Calderón exclamaba que “Los mexicanos han logrado construir un sistema educativo que, aunque con muchos pendientes, es ahora una fortaleza” (¿Para quién?), mientras depositaba una “capsula de tiempo” en algún recoveco del edificio de la SEP que la guarde por 50 años. Sostenido por las armas, sometido a los dictados desde Washington, Felipe Calderón no pudo reprimir a su inconsciente personal proyectarse en la efigie del coloso de plástico, gigante, ante su estatura real, como él, cabizbajo y derrotado, con la espada rota, castrado, sin pena (se me salía el albur) ni gloria.

Wednesday, September 22, 2010

LA RADIO

Se cumplieron 80 años (18 de septiembre de 1930), del inicio de transmisiones de la XEW, la primera estación de radio mexicana, con alcance internacional. Todo un suceso tecnológico, social y cultural. La visión de Don Emilio Azcárraga Vidaurreta, el Patriarca y fundador de lo que con el tiempo se convertiría en TELEVISA, comprendió la necesidad que tenía una sociedad, un país en el parto del nacimiento, de contar con un medio de comunicación nacional y con el mundo exterior.
Aprovechando que la radio evolucionaba rápidamente y la bocina reemplazaba a los audífonos primeros -utilizados para escuchar las transmisiones-, de la censura en la cinematografía, el medio de comunicación más popular al finalizar la lucha armada de la Revolución Mexicana, y consciente de que cine y radio se complementarían necesariamente, Don Emilio, siguiendo los pasos que su primo Raúl había iniciado con el establecimiento de la primera estación de radio, la del Buen Tono, la XEB, en 1923, se arrojo a la aventura de conseguir un elenco estelar que ofreciera calidad, entretenimiento y atención a la sociedad mexicana.
Sin duda que la radio se puede comparar con la importancia que tiene actualmente el internet, excepto que aquel medio, que reemplazo a la tecnología previa de la telegrafía, propiciaba la reunión familiar en torno de un aparato que además de informar, entretener y educar, permitía platicar y moverse a la gente. La televisión, el internet y los “walkman” o aparatos radioescuchas movibles actuales, hacen exactamente lo contrario.
Artistas de la talla de Agustín Lara, Pedro Vargas, Guty Cárdenas, Emilio Tuero, Luis Arcaraz, Toña la Negra o Pedro Infante fueron precursores en este medio, que monopolizó la audiencia nacional y de muchas otras partes del mundo. Locutores como Jorge Marrón (el Dr. IQ), Arturo de Córdova o el “Bachiller” Álvaro Gálvez y Fuentes, usando la voz y la palabra, derrocharon talento, emoción y completaron una industria que dio inicio entonces.
Porque no solo fue la música, y la diversión. La radio fue parte, desde entonces de la vida nacional a través de la difusión de eventos deportivos y políticos. Comenzó la transmisión de los Informes del Presidente, de los Festejos Patrios así como de las noticias diarias. El mundo comercial no dejo pasar la oportunidad de ser parte de esta empresa y son clásicos los comerciales o “jingles” que hoy sonarían cursis y extraños. Desde “La Voz de la América Latina, desde México”, se hicieron famosos, la Burbujita de Sal de Uvas Picot, el Mejoral, el Fab o el chocolate de la Azteca. En la XEW se estreno en 1931, de la magia de Agustín Lara, el tema de “Santa” que musicalizaría la película del mismo nombre y que dio origen al cine sonoro en México.
Pero quiero destacar que hace 25 años, México fue víctima del peor terremoto del Siglo XX. El 19 de septiembre, que personalmente no olvidare nunca jamás, dejo al descubierto tantas y tantas cosas, además de muertos, heridos y destrucción, que es necesario recordar hoy y siempre.
Este es un testimonio personal: Tiempos de ignominia y desconsuelo. Media ciudad capital asolada por el peor terremoto del siglo. Aún rescataban cadáveres entre los escombros derruidos, de las zonas que se convirtieron en bandera de lucha social y símbolos de otro México en ciernes: Tlatelolco vulnerado, colonia Roma diezmada, igual que la Anzures, Condesa, Juárez. Victimas a la intemperie. Qué decir de las colonias Obrera, Doctores, Morelos, Peralvillo, Álamos.... las más populares, las peor afectadas.
Caída estrepitosa de íconos venerados: centros hospitalarios, antenas televisivas, hoteles memorables, restoranes imborrables, escuelas, condominios, hogares que ya no más. Las consecuencias del temblor de septiembre de 1985, completaron el ciclo de destrucción y derrumbe comenzado diez años atrás, en septiembre de 1976, con el anuncio de la devaluación del peso. El desmoronamiento de los usos y costumbres de la forma de gobierno Republicana, emanada de la Revolución Mexicana triunfante, acabaron con instituciones, valores, imaginarios colectivos, confianza, virtudes nacionales y por último terminó por desaparecer y hundir
simbólicamente a la ciudad capital, recinto de los poderes federales.
La violenta acción de la naturaleza, de un golpe provoco el redescubrimiento de la sociedad capitalina, el sentido de solidaridad, los valores más profundos e importantes y el trabajo ciudadano. El terremoto de 1985 arrojo para siempre del DF al PRI decadente, tecnócrata, corrupto y cupular. En esa tragedia terrible, con el duelo y la tristeza de los vecinos y familiares perdidos, la radio, en particular la XEW, desempeño un papel fundamental e inolvidable. Sin televisión, cuya señal dejo de transmitirse, la radio se convirtió en el medio de comunicación esencial.
No sucede lo mismo en el sur del estado de México, donde prácticamente no existe señal de radio y las cuatro estaciones que se pueden sintonizar de manera regular, la del estado de México en AM, fatal y servil ; se une a la que transmite en FM la programación de TV Azteca, vergonzosa. No se diga de las estaciones que vomitan infamia, insidia e ignorancia, a cargo de Ferriz de Con, y el susodicho maestro y licenciado Carbajal –vulgar lambiscón-, de las mafias de los Millet de Toluca.
COLOFON: También un 19 de septiembre pero de 1984, nació y es aniversario del diario La Jornada, ejemplo de periodismo de análisis, independencia y verticalidad.

Wednesday, September 15, 2010

LAS VIÑAS DE LA IRA

México cumple 200 años en medio de los peores tiempos, de todo lo que constituye la esencia de una nación soberana, desde que a mediados del siglo XIX, nuestro país sufrió por invasiones, la perdida de la mitad del territorio y la vergüenza de ser gobernado por un Emperador extranjero. Dos siglos después, México depende del exterior en tecnología, energéticos, alimentos y es incapaz de proveer empleo y educación a su población. Moralmente abatido, en guerra fraterna, militarizado, económicamente sometido, socialmente encontrado, políticamente sujeto a un régimen de estado y un sistema político injusto, ajeno, perverso y demagogo.
No hay nada que celebrar, porque el recuerdo del nacimiento de México se pierde cuando el presente condena a la sociedad a vivir en un estado de miedo y carencias, a un futuro sin expectativas ni ilusiones.
Juego de palabras con el título de esta columna, las “Viñas de la Ira”, la obra más célebre del Premio Nobel norteamericano John Steinbeck, quien padeció en carne propia los argumentos que expone en esta novela calificada de negra, por el realismo con que describe la historia de la familia Joad. De lectura obligada, en esta obra clásica se explica con detalle, la experiencia semejante que hemos padecido los mexicanos, a partir de la anexión de nuestro país a los Estados Unidos de Norteamérica (TLC); particularmente en el proceso perverso de la lucha por el poder, en la transición Salinas de Gortari-Ernesto Zedillo, en los aciagos días de 1994-1995. Año de muerte, de conjuras, traiciones y de ruina generalizada.
Pero se dicen viñetas a los apuntes de la memoria. A pesar de haber pasado más de 45 años no puedo olvidar la primera vez que asistí un 15 de septiembre al Zócalo de la Ciudad de México, encima de los hombros de mi Padre, asustado por el tronadero de cohetes que se levantaban al cielo, mientras portaba un casco hecho con cartón y engrudo y blandía mi espada de madera. Eran auténticos días de fiesta y de unidad nacional. Había razones para estar dichosos de ser mexicanos. Éramos un país. Todos nos sentíamos orgullosos de pertenecer a México.
Entonces nuestra nación era equiparable al Brasil actual de Lula, que al igual que el México de mis recuerdos, ha convertido al país que gobierna en sede de Olimpiadas y Campeonato de Futbol, en un país cada vez más justo y amado por sus ciudadanos.
Como el titulo de esta entrega, a partir de mediados de los 90’s nuestro país se partió y la ira, la cólera acumulada se ha apoderado de la sociedad. Se ve y se siente por todos lados. Se abandono el campo, se dejo de generar empleo, se entrego el sistema financiero a extranjeros, se perdió sentido, rumbo y amor por nuestras raíces. La anexión económica de México ha sido acompañada por el señuelo de “camino americano”, del sueño a fe mentida, denominado tierra de oportunidades. Las familias se han desintegrado, la pobreza cunde, la desesperación lleva a la gente a caer en manos del delito, de la muerte y de la corrupción.
“Estoy enojado porque este país ha sido arruinado por un pequeño grupo de codiciosos”, declararía Steinbeck, de su obra que narra la ruina de los granjeros del medio oeste, deliberada como la de 1995 y el “error de diciembre” en México. El drama novelado, acontece en la década de 1930 y retrata el efecto que acarrean las depresiones económicas, en particular la marcada por el crac del 29, y la concentración de la riqueza, a costa de la población, despojada, endeudada, embargada, obligada a emigrar a California y expuesta a las peores expresiones “que lleva al paroxismo de la desesperación, se siente el olor a la miseria, la explotación y la deshumanización del poder nos muestran que el ser humano puede ser cruel y asesino con los de su misma especie, prefiriendo quemar la cosecha antes de darla a los “okie” (tono despectivo que usaban los californianos con los granjeros pobres que buscaban trabajo, los “mojados” de hoy)
En un país bajo el agua, ahogado, afectado por epidemias, en guerra absurda contra los mismos mexicanos y que lleva cobradas más de 30 mil vidas. En un país militarizado, con el campo abandonado y la pobreza creciente, no puede ser que se contraten extranjeros para realizar la fiesta misma de nuestra supuesta independencia, los que se llevaran un potosí (La Jornada) a sus bolsillos. (Por cierto que al escribir esta columna veo que el desfile televisado es verdaderamente fatal, que va, chafisimo; 11 PM Quijotes, Catedral bailarina, al ritmo de Sor Ye Ye… uta)
Sin embargo para quienes vivimos en esta región sureña, ha sido un hallazgo saber que Miguel Hidalgo y Costilla fue mucho más que un cura indeciso, que perdió la oportunidad de capitular la Independencia en cuestión de meses. Miguel Hidalgo fue un hombre que abrazo la profesión del sacerdocio en tiempos en que solo había la milicia y las leyes como alternativas y que cultivo en cambio las artes, tradujo a Moliere, montó obras de teatro, bailo y fue galante con las mujeres. Ávido lector de los textos del renacimiento, Hidalgo, honro sus orígenes “tejones” y dejo una dinastía que sobrevive en la región de San Felipe Torresmochas Guanajuato, a donde fue enviado por la Iglesia, tratando de acallar su ingenio y sabiduría, su carácter y rebeldía.


Monday, September 13, 2010

CONSPIRACIONES


Como una advertencia silenciosa o un grito ahogado, en cada aniversario de los atentados contra las Torres Gemelas de NY, se ha trasmitido por televisión una película llamada Vendetta, cuyo tema trata sobre una conspiración fabricada por norteamericanos, para apoderarse de un negocio propiedad de ciudadanos de origen extranjero. Basada en un hecho real, ocurrido a finales del siglo XIX en el puerto de Nueva Orleáns, donde inmigrantes italianos habían organizado el comercio portuario y dos empresarios controlaban la importación de productos, la recepción y distribución.
Además de una estupenda administración, las empresas de los italianos contaban con gran cantidad de mano de obra que viajaba al nuevo continente desde la lejana Sicilia. Las empresas crecían gracias a la conjugación de trabajo confiable, barato y excelente administración.Pero todo cambio en 1890 cuando los norteamericanos originarios, los yanquis decidieron no tolerar que los forasteros hicieran negocio en el territorio que consideraban solo de ellos.Presionando de múltiples formas, amenazas, provocaciones, chantajes, sobornos, al ver que no hay forma de desplazar a los italianos, deciden apropiarse del negocio a cualquier costo.El asesinato de un jefe policiaco, alto como una torre, perpetrado por los yanquis y luego la inculpación de los italianos, específicamente a los dueños de las empresas controladoras, es la causa que justifica la arenga pública para combatir contra los de esa raza o los que se parezcan. No obstante que los acusados fueron declarados inocentes, los yanquis no se contuvieron y movieron los sentimientos de la población güera, blanca, protestante y de origen sajón (les llaman WASP por sus siglas en ingles, que significa avispa) para sacar de la cárcel a los todavía reos y lincharlos públicamente. El resultado fue que las empresas de estos masacrados pararon en manos de los causantes del complot: los yanquis.
Otro suceso todavía más conocido fue el asesinato del Presidente Kennedy en 1962. Víctima de otro complot que solo se pudo probar en el terreno de la cinematografía. Los yanquis decidieron que el negocio de la guerra era mucho más importante que la vida de un Presidente que se oponía a ella y consecuentemente, decidieron eliminarlo.
Cabría también recordar que la última ocasión en que nuestro país México, afrontó un conflicto bélico, durante la segunda Gran Guerra, fue propiciado por el hundimiento de dos buques nacionales: el Faja de Oro y el Potrero del Llano, supuestamente torpedeados por submarinos alemanes, aunque ahora se sabe que fueron los gringos, quienes se encargaron de echarlos a pique.
Muchos ejemplos más se pueden contar en la historia del imperio estadounidense que jamás se ha contenido en sus ansias de expansión y dominio con un solo fin: la ganancia monetaria, el money, la marmaja. Por ahora solo se puede afirmar con seguridad, que los sucesos ocurridos el 11 de septiembre de 2001, fueron propiciados por fuerzas originariamente norteamericanas. Bien sea directamente o a través de grupos armados por los mismos gringos, como es el caso de Bin Laden, para otros fines, en otros tiempos. Sin embargo cabría preguntarse ¿quienes resultaron beneficiados por los atentados? ¿Cuál fue o es el objetivo estratégico, de este descomunal golpe táctico?
Por lo pronto, han salido a la luz pública en prensa escrita y televisión (Discovery y National Geographic) nuevos datos que relacionan, por ejemplo a Larry Silvertein, propietario de la Torre Siete del Complejo WTC, con el arrendamiento de las Torres Gemelas, apenas 6 semanas anteriores a los atentados del 9/11 y la contratación de seguros contra ataques terroristas, que le represento el cobro de una prima superior a 7 mil millones de dólares. Este mismo sujeto, además tenía contratada una empresa dedicada a la seguridad interior del complejo WTC, propiedad de Marvin Bush, hermano del Presidente George.
Se especula que el derrumbe “impecable” de las Twin Towers no se debió tanto a los aviones que se estrellaron contra los edificios, sino a la acción de un proceso físico-químico denominado “termita”, que debilita y funde el acero estructural. Además que no existe otra explicación para entender el derrumbe de la Torre Siete, varias horas después de la caída de las Torres 1 y 2. Se ha reconocido que en esa Torre Siete, se encontraban la Comisión Nacional del Mercado de Valores (que investigaba el fraude de ENRON y los fondos para la campaña de George Bush) un Comando de Emergencia para Ataques Terroristas y sobre todo, el Servicio Secreto de los EUA.
Que el Vuelo 93 no fue abatido sobre Pittsbourgh, sino derribado por la acción “heroica” de los pasajeros ciudadanos; que el Pentágono no fue impactado por ningún aeroplano, del cual nunca se registraron evidencias y si por un misil; que el avión de Camilo Mouriño fue derribado por la acción de un satélite especializado, o que el risueño narco al que apodan “la Barbie” se entrego voluntariamente, a sabiendas que cuenta con protección y para desviar la atención, por la masacre de centroamericanos.
Quizás convenga recordar el anécdota de un diplomático mexicano, que a la afirmación de otro representante europeo sobre como quisiera para su país tan solo 10 Km. de frontera con los Estados Unidos, nuestro representante respondió: “México también”: pero tenemos más de 3000 km.

Thursday, September 09, 2010

PECADO Y DELITO

Escribió Fernando del Paso (Noticias del Imperio, Palinuro de México) la siguiente columna en el diario La Jornada. Por su claridad, profundidad, importancia y oportunidad, me permito reproducir los conceptos más importantes a mi consideración:
Las religiones pueden definir qué clase de conducta son pecado, pero no están facultadas para establecer qué debe o no ser considerado como delito. Es a la Iglesia, o poder espiritual, a la que corresponde castigar o perdonar el pecado, y al Estado, o poder temporal, al que corresponde juzgar y castigar el delito y considerar los atenuantes o agravantes de su comisión. Pero no le corresponde perdonarlo.
La Iglesia, si quiere, puede perdonar el o los pecados de un asesino, un narcotraficante o un pederasta. El Estado no obliga a la Iglesia ni a condenar, ni a castigar esta clase de transgresiones. Sí le exige, en cambio, que entregue a la justicia civil a todo aquel ciudadano cuyo pecado constituya un delito, para que se le juzgue con todo el peso –y la bondad– de la Ley. Cuando la Iglesia se niega a hacerlo con la excusa del “secreto de confesión”, y de hecho siempre lo hace, el sacerdote y con él la Iglesia entera se transforman en encubridores, en cómplices del delito.
La diferencia entre pecado y delito es una de las tres principales características del laicismo, tal como las plantea el brillante filósofo español Fernando Savater en su libro La vida eterna. Las otras son: “En la sociedad laica tienen acogida las creencias religiosas en cuanto derecho de quienes las asumen, pero no como deber que pueda imponerse a nadie”.
Esto quiere decir que, en un régimen laico, como el nuestro, el Estado se erige en protector de todas las religiones, concede a todos sus ciudadanos la libertad de ejercer cualquiera de ellas y, al mismo tiempo, no puede imponer ninguna religión sobre las demás. De esta libertad goza incluso el presidente de la República, que puede ser católico, protestante, judío o ateo. La tercera. Dice Savater: “En la escuela pública, sólo puede resultar aceptable como enseñanza lo verificable –es decir, aquello que recibe el apoyo de la realidad científicamente contrastada en el momento actual– y lo civilmente establecido como válido para todos: los derechos fundamentales de la persona constitucionalmente protegidos”.
En otras palabras, el Estado se reserva el derecho a impartir una educación no religiosa sobre bases científicas. La responsabilidad de la Iglesia es la de impartir la enseñanza religiosa, así ésta se base en milagros y dogmas. Tiene toda la libertad de hacerlo.
El Estado laico mexicano no le prohíbe a la Iglesia católica la enseñanza de la religión. No le prohíbe, a ningún padre de familia, que le enseñe a sus hijos a ser católicos. México siempre ha permitido la enseñanza religiosa en las escuelas privadas… la Iglesia católica tiene en México la absoluta libertad –como la tienen todas las otras iglesias– de proporcionar enseñanza religiosa a los niños de familias con escasos recursos pecuniarios en los días y horarios que no interfieran con los de las escuelas públicas, y en los locales que disponga.
La revista católica mexicana Semanario expresó la semana pasada que la adopción de niños por parejas del mismo sexo es un atentado contra “la naturaleza, la familia y los niños”. No es así. La adopción de un niño o una niña huérfanos por una pareja homosexual no atenta contra la naturaleza. No existe en la naturaleza ninguna ley que impida o condene la protección que un ser humano desee otorgar a otro ser humano. Tampoco atenta contra la familia: tiene, por lo contrario, la intención de dar una familia al adoptado: tiene el objetivo de cobijarlo contra la orfandad, el abandono, la prostitución, la miseria.
Lo que sí va contra la naturaleza es el celibato sacerdotal. Cada vez que un hombre descarga su esperma, éste vuelve a acumularse y, en pocos días, su naturaleza exige una nueva expulsión. No son muchas las formas en que un sacerdote adulto puede satisfacer esta exigencia: 1) mediante la masturbación, que para la Iglesia es un pecado, pero que no es un delito para el poder civil: b) mediante la relación sexual con consenso mutuo con una mujer adulta, que también para la Iglesia es un pecado –violación del celibato–, y que tampoco para el poder civil es un delito c); mediante la relación sexual con consentimiento mutuo con otro hombre adulto –por ejemplo, otro sacerdote–, que, una vez más, es considerada por la Iglesia como un pecado, pero que no está catalogada como un delito por el poder civil. Y d) mediante la pederastia, que es considerada como un pecado por la Iglesia y, por el poder civil, como un delito grave.
El celibato sacerdotal va, también, contra la Ley Divina. Las órdenes del Señor, en el primer libro de la Biblia, el Génesis, son muy claras: “Creced y multiplicaos”. Otra cosa fue el enredo inventado por la Iglesia, que identificó el primer acto destinado a cumplir esa orden: la primera relación sexual entre Adán y Eva, con el pecado original. Las mentes puritanas nunca han sido capaces de concebir que Dios le otorgue al ser humano un placer sin que vaya aparejado, en calidad de cobro, el castigo correspondiente.
Si el celibato desapareciera, los sacerdotes no homosexuales –que presumo son la mayoría– podrían forma parejas heterosexuales capaces de salvar de la indigencia a numerosas criaturas, y llenarlos de amor y bendiciones. Y, para cumplir con la orden del Señor, los sacerdotes casados podrían además engendrar a sus propios hijos. El Estado laico no necesita el perdón de Dios, porque no atenta ni contra Dios ni contra la Iglesia.

Sunday, September 05, 2010

GERMAN DEHESA

Murió Germán Dehesa. Al igual que Carlos Monsiváis, prefirió marcharse antes de ser testigo y hacer la crónica de una celebración Bicentenaria que no se llevará a cabo. Prefirio la muerte que ser comparsa de los simulados festejos de dos hechos históricos fundamentales para México: su Independencia y su Revolución Constitucional.
Porque los estrambóticos festivales que se preparan para dar el ansiado circo a la gente que no le alcanza ni para el pan son superficiales, efímeros y espectaculares. La clase que gobierna actualmente desde el poder, son los grandes derrotados de ambas gestas y los héroes nacionales, desde Hidalgo hasta Cárdenas, son los causantes de la perdida de los privilegios que por 200 años han querido recobrar por diferentes caminos y formas, a veces invitando a un Emperador a asumir el gobierno, otras azuzando revueltas de fanáticos católicos y en muchas más mediante el asesinato artero.
No me caía bien Germán Dehesa, a pesar de haber leído cada que pude sus columnas diarias. No me gustaba ni el estilo socarrón de su redacción, el compartimiento de su vida personal, su pensamiento y forma de gobierno al que aspiraba y defendía.
No me causaba risa leer en Fallaste Corazón los problemas que un ataque cardiaco lo encamino a la tumba, ni saber de La Tractor, El Bucles o La Hillary. Pero reconozco que mucha gente si lo leía con mucho gusto y que se reía del humor que transmitía. Conocí una vez la Planta de Luz, el pequeño espacio en el cual represento muchas veces versiones de sátira política a través de los años. Pero también sabia de su condenado gusto por el dinero y como buen regiomontano su debilidad por el vicio extremo de la liberalidad, la avaricia.
Era muy difícil seguir a Dehesa, pues su popular Gaceta del Ángel solo la podían leer quienes compraran el periódico Reforma, el único medio mexicano que actualmente cobra por ser leído a través del internet. (por cierto que la historia de este diario es otro drama shakesperiano de traición, robo y parricidio de hijos en contra de su padre, el fundador y propietario de esta empresa, hasta que fue despojado). Germán fue más allá pues prohibía terminantemente que sus columnas fueran reproducidas por otros medios impresos.
La semana pasada, cuando escribió el 25 de agosto la columna donde anuncia la gravedad de su estado de salud: "Creo que no les he contado que estoy enfermo, seriamente enfermo. Tengo cáncer, pero hasta ahora la enfermedad no me ha producido ningún dolor insoportable. Trato de vivir sobre las puntitas de los pies, pues en mis delirios, imagino que si casi no hago ruido, la enfermedad no se va a percatar de mi presencia y me permita colarme a la vida que es a donde me gusta estar”, hasta entonces me entere, gracias a mi buen amigo Nacho Salgado, un ferviente admirador del dramaturgo, que accesando en internet el periódico Tribuna de los Cabos, se podía leer lo que escribía el buen Germán, lo mismo que la columna de Catón, la Plaza Pública del Maestro Granados Chapa y los monos de Calderón.
Con excepción de Granados Chapa, Germán Dehesa, junto con Catón y Calderón son buenos representantes de una intelectualidad burguesa, acomodada, simple y algo ñoña. Pero reconozco y respeto y además no dejo de leer con avidez lo que dicen, piensan, escriben y dibujan estos autores. Es muestra del pluralismo tan necesario en México al que Dehesa lego una gran cantidad de trabajo personal.
Tampoco me gustaban los programas de Dehesa, incluso recuerdo uno llamado “La Almohada” que hacía honor a su nombre y a la medianoche, concitaba el sueño profundo. O al Dehesa en “Cilantro y Perejil”, en el papel de psicoanalista de lo mas chafaldrano, pontificando simpáticamente –Edipo de por medio-, en derredor de los problemas de una pareja de clase media, conservadora, débil, cursi y estúpida.
Lo que me parecía totalmente inaceptable, fue que usurpara dos de los calificativos que mas llevo yo mero, al igual que muchos, puestos como emblema personal. El ser PUMA y llamarse CHILANGO MAYOR. Pues ni era PUMA de verdad –PUMA somos los que hicimos Preparatoria y Universidad en CU- ya que Germán provenía de una escuela de religiosos Maristas, el CUM, y menos CHILANGO, cuando su procedencia era Monterrey y su abuelo, uno de los fervientes partidarios de Victoriano Huerta.
A pesar de todo, siempre admire a Germán Dehesa y en sus últimos días, más aún. Este año comencé a verlo en un programa de televisión con José Ramón Fernández –otro gran mexicano emprendedor, tan inteligente como valiente- donde lucia cercano a la muerte. No deje de seguirle la pista a Germán después que la revista PROCESO de Julio Sherer –uno más de los mexicanos ilustres- publico una entrevista estupenda:
“De pronto veo a los priistas como a magos de pastorela, son chistosísimos en ese sentido, así sean unos hijos de la chingada que llegan al extremo de matar. Alguno que otro me habla para decirme: ‘No jodas, ya déjame en paz’ (sobresaliente fue la tenacidad y enjundia con la que Germán Dehesa no dejo de señalar al incalificable Arturo Montiel, al que en más de MDCCCXCII columnas, cito preguntando ¿Qué tal durmió?)
-Y los panistas?– Ellos no asimilan la crítica como los del PRI. Todo lo toman como si fuera un ataque personal. Aún les falta darse cuenta que, más allá de la burla por su desempeño político, hay un respeto total por su persona; – ¿Con los del PRD es igual?– Como no han podido llegar al alto poder, los perredistas me invitan a comer, platicamos y nos sobamos el lomo. Son complacientes, comprables, faltos de rectitud y de hombría. No les hacen mucha mella los destierros, encierros y sufrimientos que ha tenido que soportar la izquierda mexicana. Ellos se acomodan y adelante…”
Descanse en paz Germán Dehesa, para quien como epitafio de la modernidad quedan dos mensajes en twitter:
#Gracias quiero dar al infinito laberinto de las causas y los efectos. Escrito por el propio Germán
#¿Por qué la Santa Muerte Si quería llevarse a un Pelón y Orejón (con todo respeto) como el Maestro Dehesa?... ¿Por qué no se llevo a Salinas de Gortari?. Anónimo



Thursday, September 02, 2010

APOCALIPSIS NOW

Se transmitió hace un par de meses por el History Channel un programa dedicado a una isla localizada frente a las costas de la República de Chile, donde un arqueólogo descubrió un monolito mirando al horizonte, justamente en el lugar donde se podrán observar para el 2012, dos acontecimientos celestes: un extraordinario eclipse venusino y 40 días después el 21 de diciembre, un eclipse total de sol.
La fantasía se mezcla con los hallazgos, porque la estructura pétrea encontrada es muy parecida –de por medio esta la erosión del tiempo- a un jaguar idéntico a los labrados en tierras mayas, particularmente de la región de Palenque en Chiapas. También resulta relevante que sea precisamente en ese lugar donde se verán, primero el cruce del planeta Venus, atravesando el círculo solar y tras una cuarentena exacta un eclipse total, la muerte del sol y en el calendario Maya, el fin de los tiempos.
Es doblemente sorprendente que el descubrimiento de ese sitio tan alejado de las costas del mar Caribe, se deba al trabajo arqueológico que encontró en la lapida de la tumba del Rey Pakal (603-683 d.c.) señalado este suceso, increíble, considerando la arrogancia que la sociedad moderna tiene respecto a la sabiduría antigua. Cabe señalar que el recinto funerario de Pakal el Grande fue construido por su hijo Balam II, cuyo cuerpo no ha sido encontrado, no obstante que fue un Rey aún más importante que su propio Padre, (se especula que sus restos mortales podrían estar al pie del Jaguar de la Isla del Apocalipsis) a quien dedico el imponente recinto fúnebre de más de 20 toneladas (descubierto entre 1948-1958) y cuya tapa tiene una serie de dibujos, que la imaginación de muchos los ha relacionado con un viajero espacial, una especie de astronauta metido en una nave voladora.
Mas el entramado de la ficción y la realidad se entremezcla, cuando se descubre que a pesar de los esfuerzos de los religiosos católicos, empeñados en borrar toda evidencia posible de la ciencia y cultura de los Mayas, no pudieron quemar –se calcula que los conquistadores religiosos destruyeron más de 15 mil códigos mayas- cuatro Códigos que aún se conservan: El Código Grolier, el Código de Paris, el Código de Dresden y el Código de Madrid. En ellos se reconoce y se anticipa, específicamente en el de Dresden, que el final de los tiempo concluirá en el año 2012, cuando se observaran dos eclipses, los anticipados de Venus y del Sol, únicamente vistos ambos en un solo sitio que es la Isla de Juan Fernández, la que desde el descubrimiento de la correlación de eventos astronómicos es llamada Isla del Apocalipsis, porque se supone que el 21 de diciembre será el fin del mundo.
Por lo pronto ya se encuentra en construcción en la península de Yucatán, un complejo fortificado sobre una superficie de 800 hectáreas, en un lugar llamado Xul que significa "El Final" y que es propiedad de ciudadanos italianos. Las construcciones que se levantan están hechas de robustas paredes y materiales como el hormigón, capaces de resistir temperaturas de 50 grados, pues según los futuros habitantes de esa comunidad, la profecía de Pakal es verdadera.

Se me ocurrió esta introducción para tratar de explicar que el próximo domingo, en el marco del Quinto Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, se dará la confluencia de signos y señales que profetizan un futuro ciertamente (diría el mandilón) inesperado. Al mejor estilo del ritual monarca absolutista del PRI decadente, el Gobernador dará lectura y enviara mensajes criptográficos para sus fieles seguidores y para los que no lo son.
Hay que atender a todas las señales que se otean en el horizonte, en particular una que comenzó a circular esta semana, en el número especial que la Revista PROCESO dedica a Carlos Salinas de Gortari. De espaldas, con la mirada contemplando el sitio donde se darán más de un eclipse, el tlatoani de la política mexicana confía que Enrique Peña Nieto se convierta en candidato del PRI.
Por lo pronto el Gobernador llega a este informe con todas las riendas bien sujetas de la mano. Además del Gobierno que encabeza, tiene un control absoluto sobre el Instituto Electoral del Estado de México, la Comisión de Derechos Humanos y el Instituto de Transparencia estatales, la UAEM y el Magisterio local, el Poder Legislativo donde departe y comparte con propios y extraños y el Poder Judicial, nombrado por el mismo.
Peña Nieto tiene motivos sobrados que celebrar en este año de gobierno: ha sido formalmente destapado por Televisa, bendecido por el Papa a quien confió sus pretensiones matrimoniales con “la Gaviota” y se ha apersonado en la capital del Imperio Norteamericano, a prometer que continuara la guerra al narcotráfico (y el consumo de armamentos al mayor productor de armamentos mundial), de llegar a ser Presidente.
El precio a pagar por cumplir con la ansiada profecía salinista, es que Enrique Peña Nieto esté dispuesto a sacrificar el proceso sucesorio en el Estado que Gobierna, a controlar a los apellidos dinásticos que anhelan reemplazarlo en Toluca y abdicar a favor del candidato del propio Salinas de Gortari. Mi profecía (el Oráculo de la WeB@) es que el año entrante tendremos como candidato del PRI para Gobernador del Estado de México a: FRANCISCO ROJAS
Usted decide si, como reza la conseja popular, mejor vámonos pa’ Mérida, boshito.

LibrArte y la Retórica

Para Platón, la Retórica era semejante a la Gastronomía y la Cosmética, vis a vis la Política, la Medicina y la Gimnasia. Él Filósof...