Wednesday, October 14, 2009

BARAK OBAMA

“Es una sorpresa y un honor” fueron las primeras palabras que expreso el Presidente de los Estados Unidos Barak Obama, al enterarse que había sido distinguido con el Premio Nobel de la Paz. Honor en tiempos del cólera, diría Garcia Marquez, cuando la escala de valores esta recargada por completo al amor por la riqueza monetaria. Aristócrata, en su hablar, andar, Barak Obama recuerda al Antonio de Shakespeare, el Mercader apostando su riqueza a empresas de ultramar, mientras le acechan los Shylock, muertos de envidia, desfondados por la diarrea que les provoca el cólera, huraños ante las excelencias, ávidos de ganancias.
No hay que olvidar que Obama es representante y cabeza de un Estado militar. El negro que representa los interéses de los consorcios militares mas grandes y sofisticados del mundo. Armas, dicen convencionales, cohetes que surcan el espacio, sátelites que penetran completamente la privacidad internacional, guerra química, biológica y atómica. Ojivas capaces de destruir varias veces el planeta tierra, nuestra casa. Tecnología destructiva mucho mas alla de lo que nuestra imaginación pueda alcanzar: fibras minúsculas, radiaciones, robots, fusión y fisiones de materia. Navios portentosos, y aviones ultrasónicos que convierten la guerromania en principio y centro, el todo de la nación norteamericana.
Por eso es saludable y reconfortante ser testigos de un acto de política internacional tan preciso. Porque si bien Barak Obama ha adoptado medidas de política que han contribuido a distender las relaciones entre los países del mundo, como lo relacionado con los presos de guerra, las cárceles y los tormentos e incluso deseos, mas que planes para el retiros de tropas militares, estas medidas de política exterior le han permitido tomar iniciativas de carácter interno de tipo social y de vivienda, financieros y de inmigración, necesarios para la supervivencia de los Estados Unidos, en esta coyuntura de crisis internacional tan caótica.
No obstante, para los amos del capital financiero norteamericano, la política de su presidente no se ajusta a sus propios planes, el del estado de guerra perpetua. Y vaya que han respingado los vocingleros de las multinacionales armamentistas, los mismos que inundan a México con armas y municiones: para combatir al narcotráfico, como con el intervencionista Plan Mérida y de contrabando, a cambio de todo tipo de drogas, para mantener este comercio mortal.
Combate a las drogas que en lo que va del sexenio de Calderon ha ocasionado mas de 17, 500 muertes, mas de 5800 por año, a sinrazón de 17 asesinatos por día. En una escala de bestialidad que incluso llega a extremos, como el ahorcado bajo el puente de Tijuana, retrato del grado de enfermedad social de México. Peor que la mítica influenza amenazante, aun mas grave que el desempleo de casi 60 mil trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro.

Monday, October 05, 2009

EL BRASIL DE LULA

Hace 15 días Luis Ignacio Lula Da Silva, Presidente de Brasil exclamo al mundo, “Por primera vez en 20 años no habrá trogloditas de la derecha buscando la Presidencia de Brasil”. Y su canto fue escuchado. La sede de los Juegos Olímpicos de 2016 será Rio de Janeiro. Y Lula no pudo contener el llanto, tampoco Pelé quien le acompañaba, ni muchos más que nos enamoramos del Brasil Campeón de 1970. El equipo de futbol que jugaba más lindo, de todos los tiempos.
Es el Brasil comerciante, amazónico, latino pero portugués. Es el Brasil del carnaval y las mulatas hermosas, sexuales, salvajes. Es un Brasil con recursos naturales casi ilimitados, con playas bendecidas por el Cristo del Corcovado. Es Brasil independiente, gobernado por un hombre que ama a su país. Cinco veces se presento Lula a competir en contra de los Fox, Mouriño, Calderones, Cartens y demás fauna brasileira troglodita. En contra de los Obispos y Cardenales y Curia completa. Cinco veces tuvo que luchar por conquistar el poder y hacer realidad el proyecto social que siempre abandero. Y sin caer en las tentaciones de la continuidad o de la reelección, Lula deja a Brasil en una situación muy semejante al México de la década de los 60’s, con Mundial de Futbol y Juegos Olímpicos. Igual como recuerdo a mi amado México de 1968 y de 1970, cuando todos éramos felices. Entonces había destino, horizontes y futuro. Los trogloditas de la derecha nacionales estaban agazapados, escondidos en sus escuelas confesionales y en los púlpitos de las iglesias y no como ahora que se exhiben en la televisión, impúdicamente, cínicamente y provocadoramente, sobre todo.
Recuerdo cuanto disfrute aquella época. Viví de manera intensa el espíritu olímpico que inundo al país. Las grandes obras de infraestructura, el Metro, los estadios. Asistí a varios eventos de gimnasia y de basquetbol. Me asombre con Vera Chavlaska tanto como con aquella marcha del silencio encabezada por el Rector de la UNAM, Don Javier Barrios Sierra en septiembre de 1968. A pesar de ser muy jóven, entendí la indignación y presencié la represión, los tanques, el ejército en mi calle y los brazos alzados, con un guante negro en el puño cerrado de Tommy Smith y John Carlos, subidos en el podium del Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria. Como muchos, porte una playera que tenia dibujado un tiro al blanco y la leyenda de I am a Student. Como mi generación, me enamoré de las gringuitas y suspire por conquistar una de esas lánguidas güeras que con flores en el pelo, le cantaban al amor y a la amistad.
Me sentí orgulloso del movimiento estudiantil y le rechifle a Díaz Ordaz su carácter hosco y agrio. Pero mayor fue mi fascinación al ser parte del mundial de futbol. El único que se le ha asignado a nuestro país por sus méritos económicos, políticos y sociales, ya que el de 1986 fue una sede alterna, ante la incapacidad de los trogloditas de la derecha colombianos, para cumplir con la cita futbolera. Presencié en la zona verde del Estadio Azteca el llamado juego del siglo, entre Alemania e Italia y no pare de alentar al Brasil de Pele, Gerson, Rivelino, Tostao, Carlos Alberto, golear 4-1 a la Italia de Gigi Riva, de Sandro Mazzola, de Bonigsena y de Gianni Rivera. Ese día y desde entonces soy parte de la torcida auriverde y baile samba y cante las melodías de Sergio Méndez y su O Pató
Por eso Andrés Manuel López Obrador no puede dejarse vencer, no claudicar en contra de los siervos del capital y el fanatismo religioso. Frente a los enemigos que han postrado este país hermoso, rico, maravilloso. Si en la década de los 60’s México era admirado, respetado e invitado permanente a todos los foros, ferias y reuniones mundiales. El México actual es repudiado, expulsado, des invitado y mantenido a distancia, como sucede con la gripa pandémica, producto del febril deseo de control, y represión social, como el que se vive en la UAEM de Tejupilco, en la persona del maestro Cárdenas y las fuerzas de seguridad, usadas como ariete contra la espontaneidad estudiantil, la organización juvenil y el espíritu universitario.

Librería Librarte "Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado de México"

Libr Arte La Librería de Tejupilco PRESENTA ¡Salir Afuera! Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado...