Monday, February 05, 2007

LA UTSEM DE TEJUPILCO

El tema de la educación en México es complejo, apasionante, espeluznante. Porque los contrastes, carencias, pendientes y orientación de la educación son la realidad misma del quehacer principal de la política, en su definición superior.
Que Vicente Fox vaya a Los Ángeles California, a regurgitar sus bajas pasiones y se jacte del estado educativo público y en seguida desatinar, allí mismo, sobre la nacionalidad y laureles de Vargas Llosa, en confusión con el Nóbel Colombiano Garcia Márquez, es reflejo y prueba de la clase de gobiernos a los que como pueblo, hemos llegado a merecer y padecer.
Y que haya alguien que justifique tales torpezas, con la soberbia de quienes creen no haberse equivocado nunca, solo lo confirma. Por eso Carlos Monsivais utiliza el concepto de “analfabetismo moral” para explicar el lamentable estado de la cuestión social.
Se ha hecho común comenzar las semanas, enter®ados con declaraciones que llenan de profunda vergüenza. Ya se ventilan sin rubor ninguno, toda clase de prejuicios, solo por el hecho de venir de gente trepada en las cúpulas del poder. Los embates contra las mayorías desplumadas son insoportables.
Pero aquí en el sur de México, se ha conocido una noticia que en el páramo de optimismo, resulta oportuna y esperanzadora. La designación del Contador Manuel Santín como Rector de la Universidad Tecnológica del Sur del Estado de México (UTSEM).
Porque el modelo de de esta Universidad Tecnológica es necesario y suficiente; eficaz y eficiente. Jóvenes técnicos preparados en las áreas del conocimiento y de la producción moderna y de punta tecnológica. Formados en el conocimiento global sin reducciones al papel técnico simple, como sucede con otras opciones educativas.
La UTSEM cuenta con capacidad instalada para atender la demanda de hasta 700 estudiantes de las cuatro carreras que ofrece a la fecha y que son las de Mecatrónica, Administración y Evaluación de Proyectos, Tecnología de Alimentos, y Tecnologías de la Informática y la Comunicación.
Institución pionera. Ejercicio educativo muy reciente, apenas y con menos de una década de vida, la UTSEM por fin ha quedado bajo la dirección y guía de un profesional nativo. Quien mejor para representar, entender y conducir un plantel de la naturaleza misma que la Universidad Tecnológica del Sur del Estado de México.
Manuel Santín es la clase de Universitario preocupado por el entorno mundial, el planeta globalizado y el mundo en que nos ha tocado vivir. De trato amable, de formas siempre atentas y con la fuerza de carácter que da el terruño de origen, las raíces del vecindario.
Además, el ahora Rector Santín, cuenta con la confianza y el apoyo del Gobierno del Estado y las magníficas cartas credenciales que dejo a su paso como responsable de las finanzas de la Junta de Caminos del Estado de México.
El nombramiento de Manuel es importante sobretodo para imprimir un sello de confianza y certidumbre, a una importante opción educativa que no ha conseguido penetrar en la currícula de la sociedad sureña. No sirve dice la gente, a pesar de las magníficas instalaciones con más de 28 aulas, laboratorios, auditorio y espacios. No encuentran trabajo se comenta, no obstante existir un área específica de vinculación con el sector económico productivo.
Seguramente que el empuje, entusiasmo, conocimiento y “with a little help of his friends” del nuevo Rector habrá de posicionar a la UTSEM en el lugar para el cual nació, en esta sociedad que todos los días trabaja para ser mejor. Ciao.

POR LOS CAMINOS DEL SUR: TEJUPILCO NO ES UN PUEBLO MÁGICO

Después de unas vacaciones forzosas, de trabajo, empresa, me complace estar nuevamente en contacto con el público lector, desde estos Caminos del Sur. Desde Tejupilco, donde ya se prepara la población “tejona” y no “texana” para la Fiesta Anual, que es todo un acontecimiento.
Esta vez la organización del evento ha quedado en manos de la Administración Municipal, quienes se proponen realizar una Fiesta socialmente accesible para toda la población y que a la vez, pueda ser un negocio redituable, que deje beneficios para la Tesorería Municipal y derramas económicas derivadas para todos los participantes. Todo un reto sin duda.
Porque combinar el beneficio social con el interés privado no es fácil. Porque las carteleras de entretenimiento son costosas y en cambio las condiciones económicas de las mayorías, frágiles.
Pasando a otra cosa, les diré que uno de los temas que se ha comentado con entusiasmo este principio de año, es la idea de proponer a Tejupilco dentro del Programa de Pueblos Mágicos. Esta iniciativa Federal que acaba de cumplir un sexenio cuenta a la fecha con un inventario de 30 poblaciones repartidas en 22 Entidades Federativas.
Cada uno de los pueblos que integran esta cartera mágica son en verdad lugares con un carácter, historia y cultura sin par. Las últimas designaciones dentro del Programa son las Lagunas de Bacalar, las de los siete colores en el Estado de Quintana Roo, las lagunas de Cuitzeo en Michoacán, la Papantla de la vainilla en Veracruz, el poblado de Real de Asientos en Aguascalientes y Santiago en Nuevo León, del cual nunca había escuchado hablar. Nuestro Estado de México cuenta a la fecha con dos Pueblos Mágicos, el de Valle de Bravo y Tepotzotlán.
Por lo pronto el Municipio se ha abocado a la tarea de constituir un Comité Ciudadano a favor del turismo, al cual he sido invitado, pero que todavía no entra en funciones. También existe otra iniciativa a nivel estatal, pero mucho menor, para designar como Pueblos Encantados a localidades exclusivas de la Entidad.
Como nuevo vecino en esta tierra sureña, en esta población que me ha abierto las puertas y me ha recibido a mí y mi familia, puedo decir sin duda, que por supuesto que existe magia en la región. Que las condiciones climáticas y las historias que se entretejen entre la población actual y los antepasados que han habitado este lugar, crean condiciones de espacio y tiempo, diferentes y cautivantes.
Pero también veo a Tejupilco semejante, a mis recuerdos de aquel Acapulco de principios de la década de los 60’. El de los Hoteles Papagayo y Caleta, de las conchitas y las botellas de salsa Búfalo con aceite de coco, para protegerse del sol. Recuerdo mucho que mi Padre, gran viajante cosmopolita frecuente en aquellas épocas, repetía que la gente de Acapulco no sabía tratar al turismo. Nuestra primera visita al puerto, a bordo de un Volkwagen 1964, termino tras haber sido desvalijados mientras dorábamos la piel en la playa de Hornos.
Han tenido que transcurrir muchos años desde entonces, para que la oferta de bienes, pero sobre todo de servicios, haga de Acapulco en centro turístico mundial. Por lo que el proyecto para promover al turismo a Tejupilco y los Caminos del Sur, además de cumplir con una larga lista de requisitos y condiciones; planes urbanos, desarrollos, obras de infraestructura, seguridad y vías de comunicación, entre otros, requiere obligadamente que la educación cívica de los habitantes y paisanos, guste de atender a la gente que vendrá de fuera a conocer, probar y disfrutar las maravillas y los encantamientos que existen en esta tierra, donde todos los días se trabaja para vivir mejor. Ciao

LibrArte y la Retórica

Para Platón, la Retórica era semejante a la Gastronomía y la Cosmética, vis a vis la Política, la Medicina y la Gimnasia. Él Filósof...