Thursday, August 31, 2006

LA GRAN COMILONA: LA CERVECERIA CUAUHTEMOC

papaya frej’ca
piña frej’ca
Que la alimentación humana ha sido motor de la historia, es una verdad indiscutible. Ya comentaba en otra nota anterior que la búsqueda de sabores en la comida propicio el encuentro de dos culturas tan significativo para la humanidad: el descubrimiento de América.
En México está el caso de la cervecería Cuauhtemoc, baluarte de la industria nacional, emblema y ejemplo de la empresa personal. El gran conglomerado inicio como esfuerzo familiar, donde se entrelazan los apellidos célebres de los Garza, los Sada, Zambrano, Muguerza y Calderón. Este desarrollo comenzó en aquella lejana época de las restricciones impuestas en el vecino país del norte, para el consumo de bebidas alcohólicas. Los tiempos de la llamada “Ley Seca” en el imperio gringo originó la fundación de una cervecería casera, con la asesoría de maestros alemanes y que prosperó gracias a la visión, esfuerzo y dedicación de empresarios y trabajadores, desde su fundación en 1891.
La novedad del producto, el mercado por desarrollar y aprovechar, pero sobre todo la audacia y esfuerzo dio lugar al surgimiento de economías paralelas y verticales. La necesidad por contar con el abastecimiento de materias primas e insumos, como lo fueron paulatinamente los envases de vidrio, las cajas de cartón para empacar el producto, las corcholatas con que tapar la cerveza en vez de los antiguos tapones de corcho, y más tarde los cuadros directivos capacitados para administrar el emporio desarrollado, dieron lugar a la creación de otras empresas familiares que al paso del tiempo se han vuelto líderes de sus respectivos mercados.
Así nació VITRO, el grupo industrial que a la fecha produce casi el 90% de los productos de vidrio que rodean nuestro entorno, también HyLSA la siderúrgica donde se producía el tapón “corona” de hojalata para embotellar la cerveza. Igualmente la fundación de una de las fábricas de empaques de cartón más importantes a la fecha TITAN y el ahora prestigiado instituto educativo Tecnológico de Monterrey, respondieron a la necesidad de la empresa madre, la cervecería, tanto para la estiba de sus productos, como la administración de los negocios, que hasta antes de 1943 se formaban en el alma mater del que se calcó el modelo educativo en Estados Unidos, el Tecnológico de Massachussets.
Como es sabido, la Cervecería Cuauhtemoc se ha convertido en la actualidad en la poderosa FEMSA dueña y representante de los intereses de la mundialmente conocida Coca Cola, distribuidora de un sinnúmero de productos y bebidas de toda especie, incluida por supuesto la cerveza, cuyas marcas Sol, Indio, Bohemia, Tecate, disputan el mercado oligopólico a su competidor, el grupo Modelo y sus cervezas Corona, Victoria, Negra Modelo.
El caso del Grupo Monterrey es particular en México pero no es único en el mundo, donde por el contrario el sector alimenticio se encuentra vinculado a otras industrias y sectores económicos poderosos, como sucede en Francia o en España que han hecho de la gastronomía centro y motor de la vida regional, en la vitivinicultura y la pesca por ejemplo. La captura en alta mar de mariscos, crustáceos y moluscos en aguas del mar del norte de España, es afamada en el mundo y que decir de los caldos logrados con los viñedos en las regiones de la Borgoña, Champagne o Coñac que asombran paladares exquisitos.
Pero si usted, amable lector en el sur de México, lo que busca es probar unas sabrosas cervezas, preparadas o micheladas, o sorprenderse con unos ultramarinos enlatados o disfrutar de un buen vino tinto o un coñac Cordon Blue, no necesita esperar, si puede encontrar estas y más delicias de la gastronomía, en su casa de Tejupilco, Restaurante La Misión (reservaciones 01724 2673370)

Saturday, August 19, 2006

LA GRAN COMILONA: POR EL RUMBO DE TOLUCA

Comer es una necesidad
Comer bien es un arte
Una de las expresiones de la integración de México al mundo global, radica en la creciente variedad y multiplicidad de la oferta gastronómica. El trayecto antiguo entre el Distrito Federal y nuestra Ciudad de Tejupilco, estaba claramente marcado por los lugares donde comer. Un sitio tradicional para comenzar el día era el almuerzo en La Marquesa. Los hongos en sopa o quesadillas, la cecina (quien sabe de qué) pero colorada, el chicharrón prensado, a veces huitlacoche, las de quesillo plástico. Recuerdo muchas veces que enfermé por probar lo mismo en diferentes puestos sobre la carretera, sin control sanitario ni garantía alguna.
Si uno podía esperar un poco más delante, antes de llegar a Lerma, se podía optar por las barbacoas del “carnalito”, en diferentes fondas y puestos móviles, donde comer el borrego, las más de las veces de mala calidad. Ayudaban las tortillas hechas al momento y las salsas picantes. Los consomés en todos los casos, son caldos aguados, hervidos y sin sabor. Pero para los comensales, sobre todo los ocasionales, la experiencia siempre resulta novedosa.
Afortunadamente no todo siempre ha sido así. En el mismo tramo comprendido entre el DF. y Toluca, han perdurado a través del tiempo los Restaurantes “La Escondida” y el “Intimo”. El primero, toda una experiencia sibarita; los jardines, el chalet de madera, la música de cámara, el arroyo remembranza de parajes suizos, y por supuestos los enormes cortes americanos y la deliciosa sopa de cebolla, con crujientes pedazos de pan dorado. En cambio el “Intimo” siempre ha sido un lugar de Monterrey enclavado en la altura del altiplano central. La vista de los corderos a las brazas es suficiente para abrir el apetito. Lástima del horario temprano, que termina el espacio para disfrutar la amable atención del calificado cuerpo de meseros experimentados.
Al llegar a Toluca, para quienes tenemos la suerte de poder comparar, encontramos una Ciudad que tras resistirse por años al cambio y apertura, por fin encuentra un rumbo nuevo, todavía por definir. Mientras que hace 15 años apenas los lugares donde comer se limitaban a unos pocos, de tradición, muy recomendables por cierto, como Las Ramblas en los portales, más bien Toluca era la capital de la torta y del taco de “obispado”. Ni restaurantes ni bares, solo cantinas y fondas, de medianas a malas.
En cambio ahora además de las múltiples franquicias y establecimientos de renombre, como Angus, Sanborns, Mcdonalds, Vips y otras por el estilo, prácticamente toda la oferta nacional de esta clase ya se localizan también allí. Pero destacan otros lugares. En lo personal celebró el estupendo servicio ofrecido en el restaurante-cantina “La Fortaleza”, y otro recomendable de pescados y mariscos al estilo del norte, “El Sinaloa”. Pero en Toluca y Metepec, ya se puede comer de todo: el argentino, el japonés, comida francesa, italiana, cajú, brasileña. Por cierto, si visita Toluca, y quiere almorzar sabroso aunque con pésimas condiciones de comodidad y atención, no deje de visitar “Las Fodongas” donde todo esta de cabeza, hasta la música estudiantil, excepto los alimentos.
No obstante, otros restaurantes han sucumbido a la competencia, al no estar en condiciones de mantener la calidad, precio y servicio de los nuevos rivales, lo que hace de este negocio restaurador, una guerra incruenta por mantener el gusto de la clientela. Dos casos ilustran lo anterior, “El Mesón del Caballo Bayo” que pienso llego antes de tiempo, el año de 1994 y no entro en la todavía cerrada sociedad toluqueña, y la Cabaña Suiza, emblema muchos años de la crema y nata de lo más representativo de las “buenas familias” de este lugar.
De entonces a la fecha, la Toluca del bar Chapeado y las noches de Ocaris y no más, la vida nocturna, donde comer y beber y pasar un buen rato ha crecido una enormidad, con ambientes diferentes, cada vez más sofisticados. Ha surgido incluso un concepto juvenil, esnob, al que llaman cursimente “antro”, donde encontrar variedades diversas en todo el servicio: botanas, alimentos, sugerencias del chef, música, principalmente bebidas, que hagan olvidar, aunque sea un momento la cuba libre, el tequila con sangrita, o el vodka tonic e introduzcan al cliente al mundo de los martines, bombays, irish, scotch, salute, curazao, drambui. Probar combinaciones mundiales y hacer a un lado las piñitas de Tenango o los Paris trasnochados, aunque sea un momento, tal y como sucede en su casa de Tejupilco, Restaurante “La Misión”.

Monday, August 14, 2006

LA GRAN COMILONA: DEL DANUBIO AL SUNTORY

Comer es una necesidad
Comer bien es un arte


Son tantos los elementos que componen un Restaurante, que solo se puede entender una a una, cada parte del todo. Sin duda el equipamiento de la cocina es muy importante. La calidad de los equipos, las medidas de seguridad, instalaciones, línea blanca y utensilios en general son base indispensable para preparar buenos alimentos.
Lo mismo que las áreas de servicio, las condiciones y disposición de cada una en lo particular nos recordarán siempre un establecimiento de comida. Factores tales como el estacionamiento, baños y el imprescindible Valet Parking se han vuelto necesidad imperiosa, ante la premura y comodidad que demanda el cliente.
Uno de los elementos más importantes que pesa en la elección donde comer, lo constituyen las condiciones y características del Restaurante. La ubicación, instalaciones, mobiliario, decoración, ambientación, distribución, todo eso y más que ahora la modernidad oriental simplonamente lo bautiza como Feng Shui y que no es sino el buen gusto con una gran dosis de inspiración lógica.
No obstante lo primordial y centro de la atención de los comensales, sin duda lo constituye la oferta gastronómica de cada lugar. Si la preparación, presentación, sazón e ingenio de los alimentos no satisface a la clientela, lo demás sale sobrando o pasa a un segundo plano muy por debajo de lo demás. Por ejemplo están dos Restaurantes clásicos en la ciudad de México y que han perdurado en el gusto de los amantes del buen comer: El Danubio y El Suntory.
Ambos son establecimientos que no reúnen los requisitos de comodidad y de instalaciones óptimas y que sin embargo llevan muchos años en el gusto metropolitano. El Restaurante Suntory, en la congestionada colonia Del Valle, relativamente es un lugar pequeño, con las clásicas mesas para preparar y servir la alta cocina japonesa que lo distingue. Las dificultades para encontrar un lugar donde estacionar el automóvil, las apreturas para hallar mesa disponible no son obstáculos para encontrar siempre abarrotado este prestigiado establecimiento. Lo mismo ocurre con el Danubio. Localizado en el primer cuadro de la Capital de la República, la clientela desde hace más de 50 años, encuentra como llegar, para poder degustar la tradicional Sopa Verde de Mariscos y los buscados Langostinos además de otras tantas delicias del mar y de la tierra.
No obstante un elemento fundamental en el servicio de restaurante lo constituye la atención a las mesas. Los meseros que pasan a ser activos valiosísimos por su dedicación, trato, conocimiento y sensibilidad para conseguir que el comensal se sienta mejor que en su casa. Por ejemplo, en mi caso no ha habido ocasión que visite el Danubio y que no me salga a recibir Manolo, mesero con sesenta años trabajando en este Restaurante, lugar donde uno se asoma a todo un recorrido por la vida social, política y cultural de México y que esta plasmada en las múltiples servilletas autografiadas que penden de las paredes del local.
Así que si visita un Restaurante nuevo para usted le recomiendo que no deje de poner atención en esa importante parte del inventario del mismo, los meseros, quienes además de la atención y del servicio siempre podrán aconsejarle sobre las especialidades culinarias y lo mejor de la cocina del día, para que usted disfrute todavía más de su estancia.
Por mi parte me permito recomendarle a usted, querido público lector para esta semana, el consumo del conejo, un animal cuya carne contiene propiedades alimenticias muy favorables además de su exquisito sabor. La carne del conejo no produce ni colesterol ni ácido úrico por lo cual es perfectamente recomendable para personas con problemas de salud. Contiene mas proteína que otras carnes y menos grasa y además el conejo produce esta sustancia “mágica” la taurina, que es uno de los compuestos principales de las bebidas estimulantes de moda como el Red Bull.
Imaginase paladear este deliciosos manjar al Chileajo o bien doradito o en mole, estofado o en pipian. De cualquier manera resulta exquisito al paladar y mejor para su condición saludable.
Le recomiendo como aperitivo un tequila novedoso de la casa Herradura, el Suave 35 y al terminar de comer, un suculento y digestivo café de grano, como solo lo puede encontrar en su casa en Tejupilco, Restaurante “La Misión”. Reservaciones al (724) 2673370

JUVENTUD

Este sábado 12 de agosto se celebró el Día Internacional de la Juventud y en diferentes medios de comunicación, aparecieron estadísticas en relación a esta parte de la sociedad mexicana que vale la pena analizar: Son 27 millones de jóvenes entre los 15 y 19 años, esto es uno de cada cuatro mexicanos, de los cuales solo 6 de cada 100 estudian y trabajan, poco más de 1 de 3 únicamente trabaja y ya no estudia; la tercera parte de los jóvenes se dedican exclusivamente a estudiar y 1 de 4, casi 7 millones de muchachos y muchachas, ni estudia ni trabaja.
La juventud en México enfrenta paradojas y contrastes entre el mundo joven y el adulto. Cuentan con mayores estudios que los padres y no encuentran empleo, entienden y operan mejor la tecnología sin embargo no tienen experiencia laboral, están mejor preparados y sin embargo no consiguen independizarse de la casa familiar, son la población que menos sufre enfermedades, no obstante verse expuestos a mayores accidentes, adicciones, alcoholismo, enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. Es la población que mejor se adapta a los cambios, y ello explica porque constituyen buena parte de de migrantes que satisfacen las necesidades de mano de obra regalada, en el vecino país del norte.
Se sabe que cada año más de un millón de jóvenes busca por primera vez trabajo en un país que no genera si acaso 300 mil nuevos empleos. Amen de los niveles de ingreso ofrecidos: 55% de los jóvenes que consigue un empleo recibe un sueldo entre 1 y 3 salarios mínimos, es decir entre $1,500 y $4,500 pesos al mes.
Aunque se calcula que 3 de 4 jóvenes saben usar una computadora y 80% un teléfono celular, la deserción de 4 de cada 10 muchachos ocurre por la falta de expectativas para desarrollarse en instituciones educativas devaluadas, por la abundancia de la oferta frente a la reducida demanda laboral. Por eso 1 de cada 3 jóvenes que desertan de los estudios lo justifica por las exigencias de tiempo invertido, frente a las reducidas expectativas de desarrollo profesional, el desempleo y la frustración.
Estos datos permiten entender las características de la sociedad actual. Poco más del 50% de estos jóvenes viven con sus padres y no piensan salir del hogar familiar. Y los que lo intentan, además se exponen a la sanción moral de una sociedad que condena hipócritamente lo que le intimida. Por eso mejor emigran al norte, donde no los vean, juzguen, reprochen y limiten.
Y quienes permanecen en los estudios lo harán a pesar de saber anticipadamente el fracaso de su esfuerzo. Por ejemplo, la unidad de la UAEM aquí en Tejupilco es resumen de esta cascada de estadísticas. El bajo nivel en la enseñanza o la inexistencia de un espíritu universal, pueden ser síntomas por mejorar, pero el trato en forma y fondo de los jóvenes que aquí estudian es inaceptable. Obligaciones de asistencia a eventos políticos, placas enormes con los nombres de los dirigentes estatales, que no gobernantes, sin recato alguno. Cabría recordar que la UNAM vio decapitada la estatua de Miguel Alemán Valdez una y otra vez, y que desde 1982 el repudio que concitó el ex-presidente de la República, José López Portillo prohibió la utilización de la obra pública para la promoción y culto a la persona.
Pidiendo reservar el anonimato por obvias razones, me he enterado, no solo de la manera como la burocracia académica en estas unidades administrativas, no ha dejado hasta el último momento de forzar a los estudiantes a cumplir con ritos que solo benefician a los primeros, a Cardozo, a German y mafia que les acompaña, titerillos, marionetas de otros que someten y manipulan el alma de los jovenes estudiantes, bajo amenaza de tomar represalias en los resultados de calificación.
Es por eso que Aristócles, el Platón fundador de la Academia decía respecto a la educación de la juventud, que sufría un verdadero golpe de estado:

“Al final, esta muchedumbre de deseos innecesarios y despilfarradores terminan por apoderarse de la acrópolis del alma del joven, encontrándola vacía y desocupada, tanto de estudios y conocimientos como de anhelos nobles y discursos verdaderos, los mejores centinelas y guardianes del espíritu de los hombres amados por los dioses”

Como las soluciones no son fáciles, ni mágicas, empezaría por proponer la necesidad de un espíritu critico, un análisis diferente de un problema que se agrava en la medida que crece la juventud que demanda educación. Hace falta un espíritu inspirado en Voltaire, el inventor del intelectual moderno: un oficio que toma algo del agitador político, bastante del profeta y no poco del director espiritual. Maestros quienes estén en disposición de ejercer con la educación, un poder benéfico y curativo que pueda aliviar del poder despótico de los gobernantes y del poder oscurantista de los clérigos.

Tuesday, August 08, 2006

RESISTENCIA CIVIL

Muy buenas tardes, quiero expresar mi satisfacción por volver a este espacio informativo, le doy las gracias a mi amigo Paco y a Pedro Montoya por la invitación y ustedes, auditorio del noticiero por la atención.
Sin duda que la noticia de la semana es el escenario que se cierne respecto a la demanda que se cuente voto por voto, casilla por casilla la elección presidencial. La Coalición por el Bien de Todos ha conseguido hacer que la gente reflexione sobre la falta de limpieza del proceso electoral que apenas y le da una ventaja de medio punto porcentual a Felipe Calderón y que en número de votos no pasan de los 240 mil, algo menos de 2 votos por casilla.
El agravante que ha propiciado las acciones de resistencia civil, han sido la falta de equidad en el proceso electoral, donde las fuerzas más reaccionarias a cualquier cambio se han manifestado con todo el poder económico de que disponen.
El mismo Presidente de la República y su camarilla inmediata, quienes ven amenazados sus intereses estrictamente particulares, así también los verdaderos grandes electores del país, la oligarquía autóctona, los medios de comunicación, empresas multinacionales y financieras, que con singular virulencia no han parado de denostar y enfermar la opinión pública con insidias y calumnias. Otros grupos de presión igualmente poderosos, agazapados en cofradías de las que apenas y ahora se saben el mote de algunos, que Yunque, Muro, Legionarios. Cartujos envenenados de ambición, desprecio e hipocresía. Y la patética novedad, los grupos de poder formados dentro del PRI y que subastan su conciencia al mejor postor, quien mejor los maizee. El caso de Elba Esther Gordillo, y su sindicato magisterial, activo partícipe, se sabe ahora, en el cometido fraudulento en contra de Andrés Manuel López Obrador.
Pero los verdaderos interesados en mantener la continuidad de la rendición de la Nación Mexicana, son los emporios y consorcios globalizados con sede en los Estados Unidos, para quien nuestro país se ha convertido ¡por fin!, en proveedor de la preciada mano de obra barata y en mercado comercial tanto de productos nuevos para el consumidor, como de los productos que incesantemente desecha una sociedad de despilfarro como la gabacha.
Por ello no se escatimaron recursos y medios para alterar el resultado final de la elección: mapacheria hormiga en las casillas, triunfos aplastantes en distritos donde gobierna el PAN o el PRIAN, modelos estocásticos informáticos ausentes de lógica matemática, introducidos como virus en los sistemas de computo del IFE.
No obstante es interesante enterarse que la máxima autoridad del proceso electoral, el Tribunal Federal Electoral desoyó el reclamo generalizado del conteo voto por voto, casilla por casilla. El TRIFE desecho los argumentos, pruebas y demandas que la Coalición por el Bien de Todos presento, con argumentos legalistas, menores, muy lejanos del papel político que en este momento histórico tiene que desempeñar. La decisión de recontar únicamente el 9% de las casillas deja en el limbo de la incertidumbre el resultado final de la elección y abre puertas aciagas a la desesperación.
Porque la fortaleza política del presidente que resulte ganador de la elección solo podrá ser después del conteo total de las casillas. Porque la autoridad legítima de las instituciones electorales requiere estar limpia de cualquier duda. Porque la jornada electoral esta manchada, por la inequidad de todo el proceso, como por la sospecha fundada de fraude electoral el día de la votación, cometido a la antigüita y moderno.
Por eso la resistencia civil enclavada, hasta ahora en las principales calles de la Ciudad de México, habrá de escalar lo necesario, como la toma de casetas de peaje del día de hoy y lo que viene, hasta que se revise completamente la elección.
México es un país joven, apenas y se aprestan los preparativos del segundo centenario de la Independencia de España y la primera centuria de la real lucha de nuestra verdadera independencia, la Revolución Mexicana. Por eso no están lejos y continúan frescos los recuerdos de nuestro pasado. Como puede uno enterarse en la historia de nuestra ciudad de Tejupilco donde hace 200 años, se disponía que por voluntad de Don Cristóbal Hidalgo testaba a su descendencia una herencia que ascendía a 7768 pesos y dos reales en bienes inmuebles, ropa, joyas e incluía el avaluó de cinco esclavos: Maria Antonia, Juana y Gertrudis de 200 pesos cada una, Maria Teresa de a 180 y Juan Antonio, negro a solo 150 pesos.
Y ese país, el de la derecha, no puede ni debe volver nunca más, aunque todavía sucedan cosas similares o peores en Aguascalientes, San Luis Potosí o con los mineros de Coahuila fallecidos a principios de año, en condiciones laborales vergonzosas.

GLOBALIZACIÓN

Solo los que no quieren ver, no podrán comprender la fastidiosa intromisión del embajador de Israel, como una movida de ajedrez en contra del debilitado estado mexicano. Jugada precisa de apoyo al nuevo gobierno plutócrata, el representante judío aprovecho la imprudencia desesperada del grupo de personas que reclaman el conteo, voto por voto, casilla por casilla, que poco a poco asfixia y deja sin espacio de maniobra a lo que resta del gobierno foxista.
La incontinencia de mexicanos de talento y otros no tanto, embriagados por la pasión de la libertad, por seguir en la palestra de los medios de comunicación, en defensa de causas populares e injustas, los llevo a suscribir una justa carta de protesta contra el genocidio indiscriminado contra el valeroso pueblo palestino y el pacifico y noble país del cedro milenario: Líbano.
El tiro no se hizo esperar por quienes son beneficiados por el actual orden mundial. El mensaje de descrédito contra la vanguardia de lujo del Lopezobradorcismo, tachándole de terroristas, por no prejuzgar contra las muertes israelitas, tiene otras lecturas:
Para los amos del dinero del mundo, el proyecto político de nación del candidato López Obrador es contrario al paraíso en que viven estos zánganos. Felipe Calderón es garantía no solo de que las cosas continúen por donde van, se consoliden y fortalezcan.
México como un país exportador de trabajo barato y de buena calidad, en vecindad cercana (no se hacen mas de 20 horas de Tejupilco al Imperio) México en paralelo haciendo costumbre, todos los días la idea de la superioridad del dinero pero sobre todas las cosas y olvidando el reclamo por las tierras que pertenecieron a nuestra nación, como ahora lo hacen los palestinos; México instalado en la preeminencia de la vida efímera, de lo temporal y desechable, en desprecio de lo trascendente, original, autentico, principalmente propio.
Un México globalizado incrustado en el cabuz del tren de la modernidad. México receptor de turismo gringo que vacaciona en hoteles gringos, come alimentos gringos, además de viajar y divertirse en puros negocios gringos.
México en la antesala de ser la nueva Cuba y el dichoso embajador Doddon, de la voz israelí chillona, en émulo de Rott, el judío de la clásica secuela de "El Padrino" de Puzzo. México, exportador de materia prima insustituible. México patio trasero donde vender la basura que desechan en Estados Unidos. México, terreno óptimo donde instalar maquiladoras explotadoras del trabajador nacional barato, desprotegido, previas y draconianas exenciones fiscales. Ese México que se vende en la bolsa de valores sin pagar impuestos, como Banamex al CityBank, por cierto del judío Rockefeller.
Nuestro México y no otro, al que se resisten todavía a acceder millones de compatriotas, los que así lo expresaron en las urnas y millones más que no lo hicieron por ser defraudados, engañados e intimidados por la campaña de odio, cometida en agravio del proyecto de Andrés Manuel López Obrador.
Ese México tiene presente y mas futuro al saber que millones de ciudadanos se aprestan al movimiento en contra de quienes pretenden callar esta gran nación, tal y como aconteció ayer domingo.
Cabe señalar que Platón identificaba a los zánganos, asnos, perras y lobos como los animales que en la democracia manipulaban en provecho propio los intereses superiores del pueblo. No cuesta trabajo identificar Who is who en la tramoya diaria, pero ni con el apoyo de los barones del dinero global, se perderá de vista lo esencial. México una nación, independiente, respetada y dueña de su propio destino, como por el que lucha ahora en intifada (una segunda etapa de resistencia civil) por vía del Hezbolá, el pueblo de Palestina, despojado de su tierra desde hace 50 años.

Thursday, August 03, 2006

LA GRAN COMILONA...del mundo

“hay dos tipos de comida
la que alimenta el cuerpo y la que alimenta el espíritu



Me da mucho gusto tener la oportunidad de comunicarme con los lectores de este gran territorio del sur de la República, el formado por los estados frontera de Guerrero, Michoacán y México. Desde las páginas de este periódico, quiero expresar mi agradecimiento y compromiso por ser parte de un esfuerzo informativo original, fresco y abierto para todo tipo de público.
Esta columna tiene como objetivo tratar asuntos relacionados con el buen comer y la gastronomía que es decir lo mismo. La referencia y antecedente obligado son las secciones especializadas en esta materia y que se han convertido en lectura obligada, en todos los diarios de circulación nacional.
Una parte del periódico dedicada a la gastronomía tiene que ver con el desarrollo cultural y comercial de la sociedad. No puede entenderse este servicio informativo de otra manera, si no es por la existencia de un mercado que ofrece y demanda servicios alimentarios de calidad, variedad y precio. Traer a consideración del consumidor no solo la existencia de otras formas de comer, estilo y usos diferentes, horarios, hábitos y costumbres. Atender nichos que la mercadotecnia gastronómica debe trabajar para un consumidor exigente, exquisito, especializado y conocedor.
El esfuerzo por traer al lector todo lo que abarca el concepto genérico de la gastronomía es enorme paro inherente al desarrollo social. Basta recordar que ya hace 500 años, el descubrimiento de lo que Cristóbal Colon llamo “las indias” tenia como primer propósito la búsqueda de un camino alterno por donde llegar a las lejanas tierras de Katay, la China de Marco Polo. Rutas alternas por donde surtirse de los condimentos indispensables para darle sabor a los alimentos, que al despuntar el siglo XIV, los civilizados pueblos árabes acostumbraban usar con refinado conocimiento y elegante gusto. Las pimientas, canelas, nuez moscada que convertían en manjares, las carnes y harinas propias de la alimentación de los bárbaros, que sometieron al decadente imperio romano, solo se obtenían a precio de oro y a través del comercio con los “infieles” seguidores de Ala.
Por eso la maravilla del descubrimiento encontrado de un continente, el que lleva el nombre del cartógrafo Américo Vespucio, que aportó a la dieta mundial otros productos igualmente deseados al paso del tiempo: me refiero al chile, aguacate, chocolate, vainilla, jitomate por mencionar los más conocidos.
Si la historia de la humanidad se puede dividir en función de los apetitos satisfechos y si el mundo en que vivimos es un mundo estigmatizado por la fiebre comercial, entonces ¿Por qué seguir creyendo que solo de puede y debe comer un pedazo de cecina con chile, una mojarra o un taco de chivo, si también están la trucha, mero, guachinango, cabrilla, pejelagarto, bacalao, que agnus, rib eye, tasajo, churrasco, cabrito, conejo o que langosta, langostinos, ancas de rana? La variedad es interminable ¿Por qué suponer que tortillas calientes, pelucas y ciciriscos son principio y fin de la alimentación cuando los arroces, pastas, shiappatas, baguetes, birotes o tortillas de harina son iguales o mejores? ¿Por qué afirmar que el postre termina en el flan napolitano o los duraznos almibarados, si el ingenio humano lleva el placer del dulce a niveles insospechados?
Aunque existen referencias conocidas sobre el gusto por la comida en los periódicos mexicanos, tal y como las contribuciones de Chepina Peralta o las del siempre recordado Alfredo La Mont, es el diario Reforma quien introduce una sección especializada a partir de 1994: el suplemento Buena Mesa.
Esta sección independiente al resto del periódico comenzó con recetas y tips de cocina, junto a una veintena de anuncios de lugares donde degustar las maravillas de la cocina mundial y otros tantos anuncios de escuelas, cursos, maquinaria, productos, servicios y todo lo relacionado al placer del buen comer y beber.
Desde entonces se hizo habitual la lectura de columnas de crítica de establecimientos de comida a cargo de tres firmas. Una columna llamada “Diario Público de una Cocinera”, la cual se adornaba con el aforismo “a la mesa y a la cama solo una vez se llama” y que no sobrevivió mucho tiempo en el empeño de relacionar el placer sibarita del comer con otros deleites del cuerpo. Ha prevalecido la fastidiosa columna que se esconde bajo el sobrenombre de Cony Delantal. Y la otra que la firma atinadamente un tal G.L.Othón que de manera mas seria critica, constructiva y detalladamente, las características de la oferta gastronomica metropolitana. Incluso este periodista califica el resultado de sus andanzas por los restaurantes citadinos a partir de todos los elementos a considerar: recepción, servicio, meseros, decoración, instalaciones, calidad, presentación, sazón y sabor de los alimentos, precios, postres, cava de vinos, tiempos, cocimientos. Todo, absolutamente todo lo indispensable para hacer del comer un placer completo.
Actualmente casi no hay diario que se le respete en el que no aparezcan secciones gastronomicas, movidos por el interés del público consumidor exigente y por un mercado ávido de vender y comprar. Incluso el periódico la Jornada contiene un capitulo intitulado Antropofagia que analiza el sector alimenticio desde un particular punto de vista.
No quiero terminar esta primera contribución sin hacer referencia brevemente al origen y significado del nombre de esta columna semanal. La Gran Comilona es el titulo de una estupenda película dirigida por Marco Ferreri y filmada en 1973: “critica feroz de la sociedad de consumo y bienestar que termina por destruirse” Las actuaciones inolvidables de Ugo Tognazzi y Marcello Mastroniani son magistrales caracterizaciones de un exceso que ya desde entonces se perfilaba demoledor, pero que hoy, creo, soy partidario, actor, miembro y parte de un sector que lucha, trabaja, emprende proyectos y participa porque ese destino todavía no nos alcance.

Buen Provecho y los esperamos como siempre en su Restaurante La Misión de Tejupilco Estado de México
Reservaciones al (724)26 733 70

Librería Librarte "Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado de México"

Libr Arte La Librería de Tejupilco PRESENTA ¡Salir Afuera! Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado...